La Policía Local de Poio ha propuesto una sanción para un vecino de Campelo por una quema agrícola descontrolada en la que cometió varias infracciones.

Pese a que tenía comunicación previa para realizar la quema, no realizó, explica el cuerpo local, "un cortafuegos mediante la eliminación manual o mecánica de la totalidad del material combustible en una franja de por lo menos cinco metros de largo rodeando el perímetro que iba a quemar".

"En toda quema autorizada se deberá contar con el personal y con material suficiente para su debido control. Dado el elevado riesgo que supone este tipo de quema para la seguridad y la salud del personal que la leva a cabo, en ningún caso se podrán realizar individualmente, incluso en el caso de que su extensión sea pequeña y en principio se considere que el riesgo es mínimo", añade la Policía Local.

En este caso, el hombre no cumplía ninguna de estas condiciones, por lo que se le ha propuesto para sanción.

Fueron los vecinos de Campelo los que dieron el aviso a las autoridades y aunque finalmente fue el propietario el que apagó el fuego, tuvo que abandonar la zona para ir a buscar agua, que, tal y como recalca la Policía, "ya tenía que tener en el lugar".