Asociaciones empresariales de Pontevedra y su comarca vienen reivindicando desde hace años la continuidad de la fábrica de Ence en su actual ubicación de la ría de Pontevedra. A esta voz de apoyo a la pastera se sumó ayer la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) quien advirtió del impacto que supondría para el tejido empresarial gallego el posible desmantelamiento de la factoría, incluso si la actividad se pudiera mantener solo hasta 2033.

Los empresarios gallegos no entienden que Ence tenga que abandonar la ría “puesto que ha quedado sobradamente acreditado que la pastera opera con estrictas medidas ambientales y de seguridad y no ha incumplido el título concesional en relación a la contaminación y el impacto sobre el medio ambiente”, como así lo reconoció la Audiencia Nacional en los dos recursos que tramitó sobre la caducidad de la concesión de la compañía. Cabe recordar, en cualquier caso, que es la propia Audiencia quien tiene pendiente de resolver el recurso sobre la legalidad de la prórroga de la concesión y quien determinará si Ence puede continuar o no hasta 2073 en su actual ubicación

Los empresarios recuerdan que Ence ha asumido importantes inversiones ejecutadas en la instalación desde que se prorrogara la concesión en 2016 (la empresa cifró en 132 millones esta inversión).

La CEG asegura que tanto la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética como esta sentencia de la Audiencia Nacional respecto a la vigencia y legalidad de la prórroga de la concesión han sumido a la empresa en la incertidumbre, lo que impide que se puedan “adoptar decisiones importantes de inversión y modernización” debido a la falta de seguridad jurídica.

Los empresarios advierten de que “el cierre de Ence no solamente supondría la pérdida de 800 empleos directos en Pontevedra, a los que habría que sumar 2.700 puestos de trabajo de contratistas del área industrial, logístico y del transporte, y 2.100 empleos más del sector forestal de toda Galicia, sino que también se perderían parte de los compromisos de inversión de la pastera, cuyo Plan Estratégico 2019-2023 contempla un gasto de 350 millones de euros, lo que supone empleo y actividad económica durante este período no solo para la provincia sino para toda Galicia”, subrayan.

Aseguran que teniendo en cuenta la crisis actual “no se entendería un final diferente para la biofábrica que el de confirmar lo antes posible su permanencia y continuidad en la Ría de Pontevedra”.

Para la CEG, “teniendo en cuenta que estamos atravesando una pandemia que, además de la crisis sanitaria, está conllevando una crisis económica sin precedentes a nivel mundial”, los empresarios gallegos afirman que “no se entendería un final diferente para la biofábrica que el de confirmar lo antes posible su permanencia y continuidad en la Ría de Pontevedra”.

Los empresarios subrayan que esto permitiría a la pastera continuar “con los planes de inversión previstos” y que además deben ser “abordados cuanto antes”.

La defensa de Ence por parte de la CEG se personalizó en la figura del presidente de la Confederación de Empresarios, El presidente de la confederación de empresarios de Galicia (CEG), Juan Vieites, quien fue más explícito y criticó que la fábrica de Ence tenga que “marcharse” de la ría de Pontevedra “por motivos ideológicos y no técnicos”.

Vieites, quien también secretgario general de Anfaco, pidió al Gobierno demostrar “con hechos” el apoyo al sector mar-industria de Galicia, cuyos representantes, ha recordado, “han pedido más de una vez” la modificación del artículo 18 de la Ley de Cambio Climático, por lo que genera de “incertidumbre” e “inseguridad jurídica”.

Como “defensor del tejido empresarial” de la comunidad, el presidente de la CEG ha advertido de la “necesidad de reindustrialización importante” para pedir el mantenimiento de empresas.

Así, en el caso concreto de Ence, recriminó que “hasta ahora no hay ningún grupo que haya presentado ninguna ubicación en ningún otro sitio” para la factoría. “Se habla de mandar a otro sitio y no he visto a nadie que haya planteado una propuesta: dónde, cómo, que sea claramente operativa”, ha señalado.

El BNG acusa a PP y a la empresa de usar al sector mar-industria como “escudo”

Por otra parte, el diputado en materia de Medio Ambiente del BNG, Luís Bará, denunció ayer la “pinza del PP y Ence contra la democracia y contra el COncello de Pontevedra con mentiras, chantajes y prácticas mafiosas”. Para Bará, tanto los populares como la pastera “están utilizando a las empresas del complejo mar-industria como escudo humano en su guerra contra las instituciones democráticas”. En este sentido, el BNG les acusa de intentar confundir sobre la posición que está adoptando el Bloque respecto a la tramitación de la Ley de Cambio Climático y a su polémico artículo 18, cuya postura el Bloque ya se posicionó en contra. Insiste en que esta normativa, “nada tiene que ver” con Ence. Instó a la Xunta a liderar la convocatoria de una mesa de diálogo sobre el futuro de la pastera.