Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CHOP diagnostica en un año 217 casos de cáncer de colon, el 90% de ellos evitables

El servicio de Aparato Digestivo aumentará las colonoscopias a 42 semanales para compensar el parón de la pandemia

El doctor Enrique González de la Ballina, en la zona de Montecelo donde se realizan las endoscopias. Gustavo Santos

El Complexo Hospitalario de Pontevedra, CHOP, diagnosticó en el último año 217 nuevos casos de cáncer de colon. A estos habría que sumar todos los que estaban ya en tratamiento con anterioridad y los que son objeto de revisión periódica. “Es una cifra similar a la de otros años”, asegura Manuel Constenla, jefe del servicio de Oncología del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, en el Día Mundial contra el Cáncer Colorrectal, que se celebra cada 31 de marzo.

Hasta un 90% de estos tumores se podrían evitar llevando una vida sana: dieta mediterránea, ejercicio físico regular y evitar hábitos nocivos como el tabaco y el alcohol.

Además, en su diagnóstico tienen un papel fundamental los programas de cribado. Solamente en el área sanitaria el año pasado se realizaron 4.150 pruebas de este tipo. Pudieron ser muchas más, ya que se invitó a participar a más de 9.600 personas, pero solo acudieron el 43%.

En el área sanitaria el año pasado se realizaron 4.150 pruebas de cribado, un 43% de los convocados

decoration

La incidencia de la enfermedad aumenta, precisamente, en los primeros años de ponerse en marcha los cribados. “Se diagnostican muchos cánceres que son asintomáticos y que si siguieran su ritmo normal se detectarían a los cinco o seis años, cuando empezasen a dar síntomas”, explica el doctor Enrique González de la Ballina, endoscopista del programa de cribado del servicio de Aparato Digestivo del CHOP, que comenzó con estas pruebas en el año 2017.

“Cuando llevemos unos ocho o diez años de cribado, entonces es cuando se va a ver su clara ventaja, porque todos los cánceres que hemos diagnosticado por adelantado ya no serán nuevos en ese momento”, añade.

“Cuando llevemos unos ocho o diez años de cribado, entonces es cuando se va a ver su clara ventaja, porque todos los cánceres que hemos diagnosticado por adelantado ya no serán nuevos en ese momento”

Enrique González de la Ballina - Endoscopista del CHOP

decoration

Es por ello que el servicio de Digestivo incide en la importancia de acudir a la realización de la prueba cuando el ciudadano sea convocada. “El objetivo del cribado es buscar una lesión que con el tiempo se podría convertir en cáncer en personas que no tengan ningún síntoma. Se invita a participar a todos los mayores de 50 años, tengan antecedentes o no”, indica González.

Si una primera prueba de sangre oculta en heces sale positiva, se procede a realizar una colonoscopia.

“Ahí es donde diagnosticamos lesiones precursoras de cáncer y también cánceres en estadío precoces”, afirma.

La probabilidad de sufrir un cáncer colorrectal a partir de los 50 años aumenta “por la propia naturaleza del envejecimiento de las células”. “En el cáncer de colon está muy clara esta frontera en esta edad”, recalca.

Existen otras enfermedades con síntomas parecidos al cáncer de colon como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, pero estas tienen una incidencia en edades mucho más tempranas.

Esos síntomas son, entre otros: sangre en las heces, cambios drásticos en el hábito intestinal y pérdida de peso.

Recuperación de la actividad

La pandemia del COVID también afectó de forma importante al programa de cribado del CHOP.

El hecho de tener que parar la actividad en los meses de marzo, abril y mitad de mayo, por el estado de alarma, provocó un retraso forzado que el servicio quiere recuperar ahora.

A partir del 6 de abril aumentaremos de 30 a 42 las colonoscopias semanales”, anuncia González de la Ballina. Será un día más a la semana que ayudará a compensar las no realizadas en la parte más dura del confinamiento.

Además, a estos casos hay que sumar aquellos de “pacientes que por miedo a acudir al hospital a realizarse las pruebas pueden haber experimentado una progresión que no hubieran tenido” de no haber habido pandemia.

Una elevada supervivencia por la prevención

En las 786 colonoscopias realizadas en el CHOP tras dar positiva la primera prueba del cribado, se detectaron 554 lesiones premalignas y 13 cánceres en estadío precoz, “lo que implica una supervivencia del 90%”, destacan desde el servicio de Aparato Digestivo de Montecelo. El tratamiento curativo del cáncer colorrectal siempre implica cirugía y, en función del estadío del tumor, quimioterapia. “Lo bueno del cribado es que diagnostica cánceres muy poco avanzados. De hecho, la supervivencia a los cinco años de un cáncer de colon en general es del 64% y en los estadíos precoces puede aumentar hasta el 90%”, subraya González de la Ballina. La dieta es fundamental una vez superada la enfermedad, pero el facultativo recuerda que es una recomendación que debe seguir la población en general: “una dieta rica en frutas, verduras, equilibrada y variada sin abusar de carnes rojas ni grasas, así como evitar el alcohol y fumar”.

Compartir el artículo

stats