Los delegados sindicales de Comisiones Obreras en el comité de fábrica de Ence y los representantes del comité de empresa de Oficinas y trabajadores de la pastera comparecieron ayer arropados por los representantes de las asociaciones empresariales de la ciudad para exigir de nuevo que se impida un posible cierre de la pastera, debido a la aprobación de la Ley de Cambio Climático en tramitación.

Comparecieron tras el revuelo generado por las declaraciones de Ignacio de Colmenares en un vídeo interno y vincularon toda la polémica en torno a esta grabación con un intento de desviar la atención sobre el “grave problema” que supondría para la ciudad el eventual cierre de Ence Pontevedra. Ana Cedeira, presidenta del comité de oficinas, hizo suyas las explicaciones ofrecidas por la empresa sobre el vídeo en cuestión para señalar que se tomó únicamente un fragmento del mismo “para descontextualizar las palabras” del Consejero Delegado. Cedeira explicó que el CEO de Ence “en ningún momento dice que la fábrica sea insegura”. Explica que actualmente hay una falta de inversión por la “situación de inseguridad jurídica” que atraviesa la fábrica pero insiste en que “Ence es segura, todos los trabajadores acudimos allí cada día sabiendo que es totalmente segura”. Además, asegura que lo seguirá siendo en un futuro “si se le permite invertir”, de lo contrario, “sí que tendrá que cerrar”.

“Ence es segura, todos los trabajadores acudimos allí cada día sabiendo que es totalmente segura”

Ana Cedeira asegura que se ha aprovechado esta grabación para generar un debate que calificó de demagógico e interesado para “distraer la atención del verdadero problema” que tienen los pontevedreses sobre la mesa ahora mismo y que “es el posible cierre de la fábrica y la pérdida de cinco mil empleos”. Es por ello que pidó centrar el debate en la amenaza más inminente para la continuidad de Ence en Lourizán y que es, a su juicio, el artículo 18.4 de la Ley de Cambio Climático y su supuesta retroactividad, lo que limitaría enormemente la concesión de Ence en Pontevedra.

Tanto los representantes de Comisiones como los propios representantes de las organizaciones empresariales no se creen las afirmaciones del Ministerio de Transición Ecológica, del PSdeG y el lunes mismo del delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, que afirman que este artículo no afectará a Ence para nada. “¿Si es así, y no le afecta en nada, por qué no lo sacan?”, explicó Eduardo Barros, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía.

"Si el artículo 18.4 de la Ley de Cambio Climático no afecta en nada a Ence, ¿Por qué no lo sacan?, ¿por qué se guardan ese botón nuclear?", dice Eduardo Barros, vicepresidente de la Cámara

Barros exigió al gobierno “que quite ese botón nuclear”, de la Ley de Cambio Climático para que Ence pueda realizar inversiones con seguridad jurídica. “¿Por qué nos tenemos que creer que no va a ser retroactiva?, ¿por qué tienen que tener una pistola cargada apuntándonos y creer que no van a dispararla?”, se preguntó el vicepresidente de la Cámara de Comercio.

En una línea similar se posicionan Agustín Nogueira, vicepresidente de la Plataforma Pro Industria, quien alertó del negativo “efecto llamada” que tiene para Pontevedra la postura de algunos grupos políticos con respecto a Ence a la hora de atraer inversiones y otras industrias.

Ana Cedeira también se refirió a las palabras del delegado del Gobierno, Javier Losada, que reclamaba que Ence presentase un plan industrial para la compañía: “es una falta de respeto absoluta hacia los trabajadores”. “Ence no es Alcoa, Ence no necesita un plan de industria, lo que necesita es seguridad jurídica para poder invertir 200 millones de euros en su planta de Lourizán”, dijo Cedeira, al tiempo que pidió su cese.

El PP apoya las próximas protestas

El presidente del Partido Popular de Pontevedra, Rafa Domínguez, acompañado del concejal Pablo Fernández, se reunió ayer con representantes de Comisiones Obreras de la fábrica de Ence, sindicato mayoritario en la factoría. En el encuentro las partes abordaron las “graves consecuencias del cierre de la factoría”, que ocurriría “a corto plazo” sí se aprueba definitivamente, a finales del mes de marzo, el artículo 18.4 de la Ley de Cambio Climático. “Pontevedra no se puede permitir el cierre de Ence ni menos perder ese empleo”, ha destacado el popular. Los trabajadores de Ence les confirmaron que se manifestarán este viernes frente el Ministerio de Transición Ecológica. Por ello, Domínguez ha querido trasladar su “apoyo” ante esta convocatoria. “Es una reivindicación lógica y que secundamos absolutamente”, afirmó. Domínguez realizó una defensa de los puestos de trabajo, y criticó la falta de empatía del Gobierno local con los afectados: “Es inaudito que el alcalde y su equipo apoyen una medida tan perjudicial para el tejido empresarial pontevedrés. El pan de 5.000 personas está en juego”, indicó.

El comité de fábrica abre una vía de diálogo con el Gobierno

Por otra parte, el comité de empresa de fábrica, con los miembros de CIG y UGT, valoraron la reunión del lunes con el delegado del Gobierno quien se comprometió a agilizar las reuniones que tenían solicitadas con los ministerios de Industria y Transición Ecológica, “estableciendo una vía abierta de comunicación”. “Coincidimos con el delegado en que la Xunta y la empresa están mirando hacia otro lado”, dicen, pero también le indicaron a Losada que el Gobierno no puede quedar al margen de este conflicto: “Serán cómplices de lo que pueda suceder con nuestros puestos de trabajo de no asumir las responsabilidades que tienen”.