Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Universitarios de Pontevedra, en la vuelta a la presencialidad: “El cribado llega justo, pero mejor esto que nada”

Temen que los resultados positivos lleguen tarde tras el inicio de las clases en el Campus

10

Cribado en el campus de Pontevedra Gustavo Santos

Mañana de vuelta a las clases presenciales y de test de antígenos en el Campus de la UVigo en Pontevedra. Tras casi un mes de docencia telemática, los universitarios gallegos abandonaron el lunes las aulas online para volver a ocupar sus pupitres en la Universidad. Por ello, desde ayer tiene lugar en la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte un cribado que busca detectar asintomáticos para evitar la propagación del coronavirus entre alumnos y docentes.

Hasta hoy, 3.300 alumnos están llamados a participar en el dispositivo de Sanidade habilitado en las dependencias interiores de la pista de atletismo del campus de A Xunqueira. La primera jornada del cribado transcurrió de forma ágil y organizada. “Es muy rápido, tienes una hora determinada y no son ni dos minutos. Llegas, das el volante y te la hacen. Si eres positivo, te llaman. Así que estamos a la espera del mensaje que nos confirme que somos negativos”, explicaba David, un joven estudiante ourensano de 21 con los ojos llenos de lágrimas tras someterse a la prueba.

En concreto, la prueba se trata de un test de antígenos mediante la toma de una muestra nasofaríngea. “De todas las que me hice, esta ha sido con bastante cariño esta”, bromeó sobre el procedimiento Xoan, alumno de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. A pesar de que la prueba pueda resultarle desagradable, considera que es la mejor solución para volver a la normalidad académica. “En general, los alumnos preferimos que se haga esto a que no se haga nada y que vengamos a la Universidad con lo que vengamos”, una valoración positiva que matizaron sus compañeros.

“Me parece bien que se haga, pero para mí el cribado llega justo”, apuntó Andrés, ya que los últimos positivos (de las pruebas que se hagan hoy) se comunicarán el miércoles, cuando muchos alumnos ya hayan compartido clase. “Yo lo hubiese hecho antes, porque el martes en mi caso empiezo la presencialidad. En el caso de que haya un positivo y avisen tarde va a ser perjudicial para todos. Y ya tengo a compañeros que empezaron las clases”, detalló el universitario. A pesar de los temores a que los resultados puedan llegar tarde, la actitud mayoritaria de los universitarios que se presentaron a la primera jornada fue la de colaborar entre todos para frenar la pandemia, coincidiendo en la necesidad detectar asintomáticos.

Primera jornada de escasa participación

Entre ayer y hoy, un total de 3.300 alumnos del Campus de Pontevedra,con independencia de su concello de origen, están llamados a participar en el cribado del Sergas, unas pruebas que son de carácter voluntario. Distribuidos en cuatro salas y a lo largo del turno de la mañana (de 9:30 a 12:30 horas) y la tarde (15:30 a 20:30) del lunes tenían cita para someterse al test de antígenos cerca de 1.600 estudiantes. Sin embago, en la mesa habilitada por el Sergas a la entrada de la facultad (donde los universitarios deben facilitar sus datos para recoger el volante de la prueba) los auxiliares destacaron una baja participación para la primera jornada.

Compartir el artículo

stats