La empresa instaladora de las cuadrículas de Silgar retiró ayer las últimas estacas y cuerdas que se mantenían en el arenal desde el pasado mes de septiembre como símbolo de seguridad sanitaria del municipio. Tras su uso el pasado verano, ahora el Concello se plantea utilizarlas para la protección de dunas y para la demarcación de senderos.

El gobierno local considera que este verano no será necesaria su utilización ya que “con el proceso de vacunación ya muy avanzado, la situación sanitaria mejorará considerablemente”. De todos modos, tanto Silgar como el resto de arenales del municipio darán este verano un nuevo salto cualitativo en cuanto a los servicios y medidas de seguridad sanitaria. La limpieza en los baños de las playas se mantendrá con la misma intensidad que el verano pasado, cada hora y media, y un control exhaustivo por parte de la empresa encargada.