La Xunta ha adjudicado por cerca de 122 millones de euros la ejecución de las obras de la primera fase del Gran Montecelo, que está previsto que comiencen en el mes de mayo.

El proyecto, que consistirá en la construcción de un nuevo edificio hospitalario público con una superficie de cerca de 92.000 metros cuadrados distribuidos en diez pisos, tiene un plazo de ejecución de 42 meses, por lo que estaría listo a finales del año 2024.

El contrato fue adjudicado a la unión temporal de empresas S.A. de Obras y Servicios, Copasa-Puentes y Calzadas Infraestructuras-Ogmios Proyecto S.L.

El contrato fue adjudicado a la unión temporal de empresas S.A. de Obras y Servicios, Copasa-Puentes y Calzadas Infraestructuras-Ogmios Proyecto S.L.

El nuevo edificio estará compuesto por un primer volumen distribuido en dos edificaciones, que actuará como base de un segundo que albergará las áreas de hospitalización.

Concretamente, se construirá una zona distribuida en dos edificios de cinco plantas: uno delantero, en el que se situarán las consultas externas que engloban, entre otros servicios, las consultas de Hematología, de Medicina Preventiva, de Cardiología, o de Digestivo; y otro trasero donde estarán ubicadas las Urgencias, el bloque quirúrgico, la UCI Pediátrica o los laboratorios.

Sobre esta área se elevará un tercer bloque que se corresponde con el edificio de hospitalización.

Inversión de 155 millones

En su conjunto, la Xunta invertirá 155 millones de euros para dotar a Pontevedra y los vecinos del área de un hospital “renovado y de referencia, el hospital público Gran Montecelo”, asegura el gobierno gallego.

Ya en una segunda fase de las obras se reformará el edificio hospitalario actual, para posteriormente ejecutar el aparcamiento cubierto, con una inversión de 25 millones de euros.

El nuevo inmueble estará unido al resto de las instalaciones del Hospital Montecelo y en él se centralizarán servicios como el área de Urgencias, la Unidad de Cuidados Intensivos, la hospitalización con ingreso o las especialidades de mayor complejidad.

La atención ambulatoria se prestará en las instalaciones actuales de Montecelo, aprovechando las inversiones realizadas en los últimos años para adecuarlas a los servicios de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), Cirugía de Corta Estancia, un hospital de día y diversas consultas.

Se eliminarán las consultas de especialistas en la Casa del Mar y el Hospital Provincial

La Xunta destaca que mantiene “la apuesta por mejorar la atención hospitalaria”, que actualmente se presta en tres centros diferentes y físicamente separados y lejanos: el Centro de Especialidades de Mollavao, el Hospital Provincial y el Hospital Montecelo.

“Con la ampliación los profesionales desarrollarán su trabajo en un único edificio, con una única puerta de Urgencias, sin interferir en la actividad asistencial del antiguo edificio, con el que posteriormente se realizará la conexión”, indica.

Esta distribución fue definida por los propios profesionales de la sanidad pública, “con aportaciones de 300 trabajadores obtenidas en 120 reuniones y cerca de 2.400 encuestas”.

Con las obras de ampliación y reforma, el Gran Montecelo verá ampliada su capacidad para atender las necesidades asistenciales de los próximos 50 años de una población de 26 concellos y sus más de 300.000 habitantes.

Asimismo, el gobierno gallego hace hincapié en que “para ejecutar este proyecto conforme a criterios de eficiencia y calidad sanitaria se incrementó el presupuesto inicial en 15 millones de euros”.

Para avanzar en esta infraestructura sanitaria, los Presupuestos de la Xunta para 2021 recogen una partida de 13,50 millones de euros.

El terreno sigue siendo de los comuneros de Mourente

Los dueños legítimos del suelo sobre el que se asienta el actual Hospital Montecelo siguen siendo los comuneros de Mourente, después de que así lo decretase el juzgado de primera instancia número 4 de Pontevedra, en 2016, y lo confirmase en 2018 el Tribunal Supremo, dando firmeza a esta sentencia. Y así consta ya en el registro de la propiedad, en donde los comuneros han anotado ya los terrenos a su nombre. Pese a que la comunidad de montes viene haciendo llamadas de forma infructuosa al Sergas y a la Consellería de Sanidade para que se avenga a alcanzar un acuerdo que permita sellar al cesión de los terrenos por un largo periodo, no parece obtener una respuesta por parte del gobierno gallego. Así, se da la paradoja de que, mientras que los terrenos para el nuevo hospital sí que han sido expropiados a sus legítimos propietarios, el terreno que ocupa el actual hospital sigue siendo utilizado “sin ningún título de propiedad o de cesión” de tal forma en que la comunidad de montes no duda en calificar, en cierta manera, de “okupas” a la administración sanitaria. En la segunda fase del Gran Montecelo se prevé la completa remodelación de un edificio que, a día de hoy, se asienta sobre un terreno que no es propiedad de la administración.