Policía Local y Policía Nacional de Pontevedra tuvieron que intervenir el pasado fin de semana para desbaratar una fiesta ilegal que se estaba realizando en un inmueble de la ciudad del Lérez. Concretamente, sobre las 23.40 horas de la noche recibieron un aviso de que se estaba produciendo una fiesta en un domicilio.

Cuando los agentes llegaron al lugar pudieron comprobar que el aviso era verídico, dado que desde el exterior del inmueble ya se observaba la música alta y en el interior se observaba a varios jóvenes bailando, unos siete u ocho, según explicó la Policía Local.

Se llamó a la puerta y se personó un hombre que se identificó como el propietario del inmueble. Estaba con otros tres jóvenes y confirmó que no eran convivientes. Los policías actuantes comenzaron a tramitar los expedientes de denuncia por varias infracciones de las normas sanitarias actualmente en vigor, entre ellas no respetar el toque de queda establecido por el estado de alarma o realizar una actividad no permitida.

La joven golpeó al agente que trataba de identificarla, le arrancó la mascarilla y le escupió, además de provocarle la luxación de un dedo

En ese momento, observaron como otras cuatro personas huían por la parte de atrás de tal forma que otros agentes, en este caso de la Policía Nacional, salieron en su persecución por las fincas aledañas. Los agentes dieron alcance a dos chicas. Una de ellas, se mostró muy agresiva con los agentes, de tal forma que cuando un policía nacional trataba de identificarla, esta le golpeó en la cara, le arrancó la mascarilla e incluso llegó a escupirle. Además, le causó una luxación en el dedo de una mano al policía.

La joven, de 18 años de edad, también presentaba heridas como rasguños que se provocó, según explicó la portavoz del gobierno local, Anabel Gulías, cuando huida por las fincas aledañas de noche y campo a través. Por ello, se decidió trasladarla al centro de salud de A Parda. Allí también golpeó una silla cuando estaba siendo atendida que acabó golpeando las piernas de un miembro del personal sanitario, hecho del que dejó constancia en el parte. Fue detenida por atentado a la autoridad y puesta a disposición judicial.

La Policía Local de Poio desbarató otra fiesta similar en un inmueble de Raxó

No fue el único incidente de estas características que se produjo el pasado fin de semana en el área de Pontevedra. El Concello de Poio también informó de que la Policía Local desbarató una fiesta similar, con hasta ocho personas participando en ella, en un inmueble de Raxó, en la tarde del sábado. Los agentes interpusieron las correspondientes denuncias a las personas identificadas en esta vivienda, entre ellas superar el límite máximo de no convivientes permitidos en una reunión, que es de cuatro personas.