Los componentes de las diversas Unidades del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Galicia, también en la provincia de Pontevedra, tienen en marcha una nueva campaña de reparto de chalecos reflectantes entre los peatones.

Esta iniciativa se está llevando a cabo en el transcurso diario de sus servicios habituales, y se enmarca "en la labor constante de la Guardia Civil en aras de la mejora de la seguridad vial y la reducción de victimas en las vías de la Comunidad", explican.

Recuerdan que su uso es obligatorio y no hacerlo acarrea sanciones

Desde el Sector de Tráfico de Galicia recuerdan que la distancia a la que un conductor detecta la presencia de un peatón es de 20 metros en caso de circular sin esta prenda, aumentando a los 150 metros cuando circula haciendo uso de ella, aumentando en 130 metros el margen de reacción de los demás usuarios de la vía.

La Guardia Civil recuerda que el uso de esta prenda es obligatorio tanto para los peatones acarreando una sanción de 80 euros en caso de circular sin ella como para los conductores, acarreando una sanción de 200 euros y 3 puntos en caso de bajar del vehículo sin ella puesta.