El acceso a la antigua Casa Consistorial, una vez que se reforme, será por la rúa Alhóndiga (es la fachada originaria del edificio), mientras que la entrada por la Plaza de España será utilizada para ocasiones solemnes y actos públicos. La fachada de Alhóndiga fue la primera del inmueble, cuando en la parte trasera se levantaba la muralla de la ciudad. Con el proyecto de reforma realizado por la firma de arquitectura U+A se quiere recuperar esta fachada y su dignificación.

Las otras grandes novedades del edificio serán el ascensor que comunicará sus alturas y que se situará al lado izquierdo de la nueva entrada por Alhóndiga, y el gran salón de plenos y actos culturales, que se extenderá a lo largo de la fachada de la Plaza de España, en la primera planta. En el lado opuesto de esta primera planta se situará la Alcaldía, con despacho institucional y de trabajo, con sala de espera y de prensa. Otras novedades serán una sala de telecomunicaciones para la retrasmisión de los plenos y otros actos.  

"La filosofía es crear un equipamiento solemne pero utilizable y que esté a la altura de la ciudad de Pontevedra". Así definió la portavoz del gobierno local, Anabel Gulías, el objetivo del proyecto de rehabilitación y mejora de la accesibilidad de la Casa Consistorial.

La concejala nacionalista presentó este jueves las principales características de la rehabilitación, que tratan de solventar los problemas de accesibilidad actuales, además de la recuperación del primer piso, que será destinado fundamentalmente a la celebración de plenos, actos relevantes de la vida social de la ciudad y recepciones institucionales.

Gulías aseguró que este proyecto "es francamente ilusionante", al tiempo que "ambicioso", por cuanto permitirá "recuperar la casa de todos los pontevedreses y conseguir que este edificio sea un equipamiento abierto, versátil y flexible para albergar diferentes usos sin perder la solemnidad". Para lograr esta versatilidad se dotará de mobiliario que se pueda retirar o recolocar según requieran las distintas actividades.

El acceso por la Praza de España, reservado a actos solemnes, será a través de un gran vestíbulo abierto, para lo que se retirarán las actuales puertas y cristaleras interiores de la planta baja.

El proyecto básico de reforma está presupuestado en 569.000 euros ("que variará cuando se apruebe el proyecto definitivo", como matizó la portavoz del gobierno local) y se prevé que entre en proceso de contratación este año. Al finalizar el actual mandato municipal el edificio podría estar ya reformado.