Campo Lameiro: capital del arte rupestre

Este concello del interior de la provincia de Pontevedra acoge la mayor y más espectacular concentración de petroglifos de Galicia. Por ello la Xunta estableció allí el Parque Arqueolóxico de Arte Rupestre (PAAR). El entorno natural que rodea al centro de interpretación (que realiza actividades y visitas guiadas) cuenta con un itinerario de más de 3 kilómetros que supone un extraordinario viaje por el tiempo de 4.000 años a través de más de 80 estaciones rupestres.

El grabado más conocido e impresionante es la "Laxe dos carballos", que representa una escena de caza con un espectacular ciervo herido por lanzas. Junto a él, decenas de estaciones con motivos geométricos, laberintos, reticulados, cazoletas...

Catoira: las Torres do Oeste

El río Ulla y su entorno forman un ecosistema de gran valor medioambiental que cuenta con varias rutas para descubrir su riqueza natural y paisajística. Una de las sendas más accesibles y concurridas es la que discurre por Catoira entre molinos, carrizales, puentes y las emblemáticas Torres del Oeste del concello de la Romería Vikinga.

Hace años que los trayectos habilitados del municipio forman parte de la Guía de los Caminos Naturales de España. El trayecto del río Catoira tiene once kilómetros y remata en el Muíño de Mareas do Cura, donde se convierte en una ruta que continúa en dirección a las Torres do Oeste –vestigio del viejo Castellum Honesti–, declaradas Monumento Nacional y lugar clave en la historia frente a los ataques normandos y sarracenos.

A Lama: tras la pista del lobo

Es el concello más alto de la provincia y tan bello como desconocido. Su privilegiado entorno natural es uno de sus mayores atractivos, con espacios tan hermosos como As Ermidas o los que componen el curso de los ríos Verdugo, Xesta y Xeixo, con algunas de las carballeiras más extensas de la provincia. Entre la espesura de los bosques asoman el carballo centenario de O Pelete en Covelo, la carballeira de As Ermidas en Antas, la carballeira de los Prados en Xesta o hermosos parajes en las altas sierras de O Suído y do Cando.

Una de sus rutas más hermosas es la de O Foxo do Lobo, que empieza y termina en la ermita de Os Prados. Atraviesa su vistosa carballeira y asciende hasta la granítica sierra de O Suído, a continuación baja hasta A Grifa, desde donde se regresa. La duración del recorrido es aproximadamente de 5 horas y la altitud máxima que se alcanza es de 988 m. La dificultad de esta ruta es media.

Vilaboa: Salinas del Ulló

Es el fondo de la ría de Vigo, y por la panorámica que ofrece, uno de los lugares más bellos de la misma. Este complejo intermareal funcionó como explotación de sal desde el siglo XVII. Un dique de piedra con compuertas gestionaba el nivel de agua en la marisma para la obtención del preciado mineral. Hoy en día sirve como pasarela entre las márgenes de la ría.

Las salinas, bajo el dominio del Colegio de los Jesuítas de Pontevedra, cayeron en desuso a mediados del siglo XX. En las inmediaciones se encuentran las ruinas de la "Granxa das Salinas", un conjunto de viviendas para los dueños y trabajadores de la explotación.

El recorrido, de tipo circular, pasa por un mirador con una rosa de los vientos con espectaculares vistas de San Simón, el estrecho de Rande y las islas Alvedosas.