El comité de empresa de trabajadores de fábrica de la planta de Ence en Lourizán exigió hoy la creación de una mesa de diálogo integrada entre la Xunta de Galicia, el Gobierno del Estado, la empresa, la plantilla y “todo aquel que tenga capacidad de decisión” para solucionar este conflicto de tal forma que se garantice la continuidad de los puestos de trabajo que genera actualmente la fábrica de papel de Pontevedra.

El comité de empresa de fábrica (integrado por CIG, UGT, CC OO y un delegado de un sindicato independiente) compareció después de una ronda de contactos con distintos grupos políticos sin que ninguno le diese una solución sobre la continuidad de sus puestos de trabajo de Lourizán y mantiene la “situación de incertidumbre” que sume al complejo fabril. El comité de fábrica se entrevistó con el PSdeG y con la Xunta, concretamente con los dos vicepresidentes, tanto Alfonso Rueda como Francisco Conde.

Miembros del comité de empresa de fábrica de Ence en su comparecencia ante los medios. Gustavo Santos

Antonio Lafuente, presidente del comité de fábrica, explicó que actualmente son dos frentes los que amenazan la continuidad de Ence en Pontevedra. El primero, y el más importante, el recurso contra la prórroga de la concesión que se dirime en la Audiencia Nacional. El segundo, la tramitación de la ley de Cambio Climático que incluye un polémico artículo que podría amenazar la continuidad de la pastera más allá de 2033.

En cuanto al segundo, aseguran que las versiones son contradictorias. Tanto los representantes legales del propio comité como en su reunión con el PSdeG, los trabajadores aseguran que ambos les transmitieron que la ley no afectaría a la concesión de Ence al no poder ser aplicada de forma retroactiva. Sin embargo, “la empresa y la Xunta nos dicen lo contrario”.

Por lo que respecta al recurso contra la prórroga, consideran que es el proceso que sí marcará el futuro de Ence. Explican que el PSdeG les remite a la decisión que adopten los tribunales antes de que se pueda tomar ninguna medida. Por parte de la Xunta, se les insiste en que “no pueden hacer nada en este proceso”, algo que “nos sorprende”. Reclaman esta mesa negociadora, algo que ya ocurre con otras fábricas gallegas actualmente en conflicto.

Incluso con un primer fallo judicial sobre la mesa, lo recursos alargarían al resolución del conflicto durante años

En cualquier caso, Lafuente llamó la atención sobre el proceso de incertidumbre que vive permanentemente la fábrica y los trabajadores. Incluso con un primer fallo judicial sobre la mesa (que esperan que va a ser favorables a los intereses de la fábrica y de los trabajadores), alertan de que el proceso judicial podría prolongarse durante años al anunciar las distintas partes implicadas recursos que alcanzarían las más altas instancias judiciales europeas.

“Lo que pedimos es una mesa de diálogo entre todas las partes que busque una solución definitiva a esta situación” con el objetivo de “no vivir con esta incertidumbre permanente sobre nuestros puestos de trabajo”, insiste Lafuente. Y es que esta persistente inseguridad jurídica sobre Lourizán está frenando las inversiones en la fábrica y amenzar con estrangularla y “que se muera por inanición”. La empresa les reiteró que no invertirá en la fábrica hasta que se aclare su situación jurídica por lo que “se hace lo mínimo imprescindible para mantener la fábrica en marcha”, por lo que “si no hay inversión y la situación de inseguridad jurídica se prolonga la fábrica cerrará igual”, lamenta.

"Actualmente se hace lo mínimo imprescindible para mantener la fábrica en marcha", explicó el presidente del comité de empresa

Los trabajadores tienen pendientes sendas reuniones con los ministerios de Transición Ecológica y con el de Industria. “Si después de estas reuniones no obtenemos una propuesta de negociación sobre la mesa, tendremos que plantear otro tipo de acciones”.

Cabe subrayar que en este sentido, el comité de empresa de fábrica sigue una vía distinta al comité de empresa de oficinas de Ence, dominado por Comisiones. Convocadas por este sindicato, en este caso optaron por movilizaciones desde hace ya varias semanas con la colaboración de las empresas auxiliares.

Desde el comité de empresa de fábrica se indica que no hay división sindical y se insiste en que el objetivo es el mismo. “Nosotros optamos por agotar primero esta vía de las reuniones y el diálogo”, explican, simplemente consideran que “el objetivo en ambos casos es el mismo, las formas son distintas”.