La Diputación de Pontevedra viene de mejorar la calle Valiña, uno de los ejes principales de Poio y que en los últimos años ha experimentado un importante crecimiento urbanístico. Los diputados Santos Héctor y Gregorio Agís, junto con el alcalde, Luciano Sobral, y la teniente de alcalde, Chelo Besada, visitaron ayer la zona, donde se invirtieron cerca de 80.000 euros procedentes del Plan Concellos.

Tralas obras realizadas las aceras, que tenían un trazado irregular con barreras arquitectónicas, pasaron a contar con un ancho estable de dos metros. La superficie peatonal creció un 40% pasando de los 300 metros cuadrados a 502. También se solucionaron los problemas de las entradas de algunos garajes que constituían verdaderas barreras arquitectónicas. La mejora permitió también la pavimentación de la calzada.

La calle cuenta con una longitud de 130 metros y la obra realizada permitió reordenar completamente sus espacios peatonales, garantizando la seguridad vial al separarlas adecuadamente de las zonas de aparcamiento. Para ello fue necesario la demolición del firme anterior, adaptación de las nuevas aceras a la rasante, apertura de zanjas para instalación de alcantarillas de la nueva red de pluviales y, finalmente, pavimentación con una nueva capa de rodadura.