La tercera ola de la pandemia del COVID continúa con una importante bajada de casos activos, que se sitúan en 1.6734, por lo que desde la gerencia del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés se considera que comienza a estabilizarse.

“La situación va mejorando progresivamente en los tres hospitales que conforman nuestra área sanitaria. El descenso del número de positivos para COVID produce un efecto positivo en las necesidades de hospitalización de estos pacientes. Al tener menos positivos, tenemos también menos pacientes que requieren de ingreso”, aseguró ayer la directora asistencial, Sonia Fernández-Arruty, que informó de que actualmente hay hospitalizadas en planta 57 personas en el Hospital Montecelo y otras 5 en el de O Salnés.

“Con esta mejoría, podemos ir transformando unidades COVID en unidades no COVID. De hecho, ayer (por el lunes) pudimos realizar esta transformación en una de ellas. Si a lo largo de estos días continúa esta mejoría seguiremos esta tendencia”, indicó.

La estabilidad se deja notar también en una de las unidades en las que el trabajo se complica todavía más, la de críticos. “En ellas situación es de cierta estabilidad. En estos últimos días el número de ingreso fue descendiendo. Continuamos con tres unidades para 17 pacientes positivos y una para no COVID. A lo largo de los próximos días veremos si esta estabilidad continúa”, manifiesta Fernández-Arruty.

El 97% se curan en casa

Según los datos facilitados ayer por el Sergas, en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés hay 1.634 casos activos de COVID, de los cuales la mayoría se recuperan en sus propios domicilios, 1.531, es decir, casi el 97%.

Pese a que las cifras continúan cayendo, el área sanitaria se mantiene en el segundo lugar de Galicia entre las de mayor positividad a siete días, con un 7,44%. El primer puesto es para la de A Coruña, con un 9,15%.

Por su parte, el área de Vigo resiste como la de mejor evolución, con una positividad del 3,53%, menos de la mitad que la pontevedresa. A nivel gallego, la positividad es del 5,68%.

Por otro lado, la incidencia de casos por cada 100.000 habitantes continúa siendo a 14 días por encima de 250 en el área sanitaria, el margen en el cual la OMS considera que una pandemia está controlada. Todavía es de 421 en Ponteveda y Salnés, aunque los datos de la última semana rebajan esta incidencia a 150.

Y es que según los datos a dos semanas vista no son nada buenos ni para los principales municipios de la comarca ni para los pequeños concellos. Por ejemplo, en la ciudad de Pontevedra se produjeron en esos 14 días 290 casos nuevos, en Poio fueron 129 y en Marín 110. Por su parte, en Sanxenxo se registraron 88 casos más en dos semanas.

También los alcaldes de los ayuntamientos más pequeños se preocupan en este sentido: hubo 36 contagios conocidos más en Ponte Caldelas, otros 36 en Caldas, 33 en Vilaboa, 26 en Cerdedo-Cotobade, 23 en Cuntis, 18 en Barro y 13 en A Lama.

Teniendo en cuenta esos positivos a mayores y las altas que se han ido efectuando en ese margen de tiempo, las cifras actuales de casos activos quedan del siguiente modo en los cuatro principales concellos: 345 en Pontevedra, 157 en Poio, 136 en Marín y 102 en Poio.

Para reducir las cifras es fundamental continuar haciendo pruebas. Desde marzo se han realizado ya 156.949 PCR, así como 72.245 pruebas serológicas.

Más de 10.000 altas

Desde que se declaró la pandemia, el pasado mes de marzo, se han curado 10.086 pacientes en el área sanitaria. Por el contrario, han fallecido otras 142. La última fue una mujer de 68 años que estaba ingresada en el Hospital Montecelo, tal y como informó el Sergas.