Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El personal de A Lama sufrió un total de 30 de agresiones de internos en seis años

Vista de las instalaciones de la prisión pontevedresa de A Lama. Rafa Vázquez

Los trabajadores del centro penitenciario de A Lama volvieron ayer a pedir unos protocolos frente a las agresiones que sufren periódicamente de manos de algunos internos. Según fuentes sindicales, en los últimos seis años se han registrado un total de 30 agresiones a funcionarios en A Lama y eso que el personal asegura que los incidentes son muchos más, dado que en esta estadística lamentan que Instituciones Penitenciarias tan solo recoja aquellos episodios en los que el funcionario resulta herido y presenta un parte de lesiones.

Desde los sindicatos explican que este criterio para recoger dichas estadísticas ha provocado un descenso notable de las agresiones que se contabilizan.Se pasó así de las 12 de 2017 o las 7 de 2016 a las cuatro de 2019 y tan solo 2 en todo 2020.

“Por ejemplo, un incidente en el que un interno retuvo a tres funcionarios en una celda amenazándolos y que tuvo que intervenir un mediador no quedó recogido en estas estadísticas al no sufrir los funcionarios ningún rasguño”, ejemplifican fuentes sindicales.Afirman que los incidentes graves pudieron llegar a 40 en los últimos años.

Por ello, ayer volvieron a reclamar más formación y también más personal para poder hacer frente a estos episodios violentos.

La última agresión se produjo el sábado cuando este preso rechazó ser sometido a un cacheo y atacó a todos los funcionarios que le salieron al paso

decoration

Lo hicieron a raíz de una nueva agresión que se produjo el sábado y en el que un interno causó lesiones a un total de cinco funcionarios del centro penitenciario y que tuvieron que ser atendidos primero en la enfermería de A Lama y luego en urgencias.

La agresión se produjo cuando a esta persona se le iba a realizar un cacheo extraordinario en el módulo donde se encontraba el interno. El recluso no dudó en agredir a todos los funcionarios que salían a su encuentro al no estar conforme con ese cacheo. “Desde los sindicatos CCOO, ACAIP-UGT, CSIF, CIG, ATP del Centro Penitenciario les deseamos una pronta recuperación a todos los lesionados”, indicaban las organizaciones sindicales en un comunciado.

Este tipo de cacheos, pese a que tienen carácter extraordinario, no dejan de ser una práctica habitual en el centro penitenciario por medidas de seguridad. Pese a ello, el interno “de una manera fría, sin ningún tipo de justificación, sin palabras previas y sin dar muestras de tal actitud agresiva iba a aflorar por lo que cogió por sorpresa a los funcionarios que se vieron envueltos en la acción agresiva sin posibilidad de tomar medidas preventivas”, indican las centrales sindicales.

La situación pudo haber sido peor si llegan a intervenir los otros 70 internos que en ese momento estaban en el módulo

decoration

Estas organizaciones señalan que la agresión, incluso “pudo haber sido peor si alguno de los restantes internos del módulo hubiera tomado partido (unos 70) que en ese momento se encontraban todos en la sala del módulo y se limitaron todos ellos a observar incrédulos la agresión”.

Los sindicatos aseguran que “Instituciones Penitenciarias no tiene un protocolo eficaz para prevenir y reducir las agresiones que sufre el personal penitenciario y parece que tampoco le da mucha importancia que día sí, día también algún funcionario de la institución sufra una agresión”. También lamentan que el personal en las prisiones no tenga la consideración de agente a la autoridad y demanda nuevamente más recursos al recordar que las vacantes existentes en el penal son de 60 efectivos lo que conlleva “que la carga de trabajo sea excesiva”.

Compartir el artículo

stats