Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un único carril de salida, dos plazas y una zona verde transformarán la calle Rosalía de Castro

Pie de foto para la fotografía de Faro.   | // FDV

Pie de foto para la fotografía de Faro. | // FDV Carlos García

Convertir lo que hoy en día es una carretera –no en vano era el antiguo vial que unía Pontevedra con Marín– en una calle. Y, además, que sea una calle con los estándares de calidad y los materiales más nobles como los que se aplican en algunas de las travesías más céntricas de la ciudad del Lérez. Este es el objetivo del gobierno local con la ambiciosa reforma del último tramo de la calle Rosalía de Castro, desde la rotonda de Manuel del Palacio hasta el entronque con el futuro vial de Mollavao y que se presentó ayer.

La reforma del tramo más urbano del antiguo vial a Marín es la pieza clave para recuperar el barrio de Mollavao

Un proyecto para el que se van a destinar 1.792.586 euros, inversión que pretende darle a este vial, que se mueve entre lo urbano y lo rural, “un tratamiento de calle con prestancia y fuerza”, indicó el concejal de Obras Urbanas, Demetrio Gómez. El edil subrayó que para esta actuación se escogieron “soluciones que ya se utilizaron en las zonas más nobles de la ciudad”.

Así, la calle, tras la remodelación, contará con aceras de hormigón (en una solución similar a la que se llevó a cabo en Arzobispo Malvar o la zona del puente de O Burgo), un tratamiento que funciona bien en relación con el asfalto que llevará el único carril de circulación que tendrá esta calle. Esta es otra de las grandes novedades: este último trecho de Rosalía de Castro, al igual que el anterior tramo urbano, pasará a tener una única dirección de salida de la ciudad.

Infografía de la renovada Rosalía de Castro.

Infografía de la renovada Rosalía de Castro. FdV

Esto provoca que la obra no pueda comenzarse hasta que esté terminado el vial de Mollavao que conecta esta calle con la Avenida de Marín, para dar más alternativas al tráfico y a la movilidad en la zona.

Dispondrá de aparcamientos en batería que estarán señalizados con un hormigón de distinto color al de las aceras. Se renovará todo el alumbrado, el mobiliaro urbano y se crearán dos “zonas de estancia” o plazas que se imponen al tráfico rodado de tal forma que los vehículos tomarán conciencia de que entran en sendos espacios en los que el tránsito peatonal tiene preferencia. Se concibe como una solución similar a la que se ejecutó ante el colegio Álvarez Limeses en Joaquín Costa.

Una de las futuras plazas de Rosalía de Castro.

Una de las futuras plazas de Rosalía de Castro. FDV

Precisamente, la primera de estas plazas, la más pequeña, estará enfrente al colegio Salvador Moreno, dando más protagonismo a los niños y niñas del centro educativo que a los vehículos a motor. La segunda plaza, esta más amplia, se ubica en el cruce entre Rosalía de Castro y las calles Licenciado Molina y Benito Vicetto, donde desaparecerá el carril de circulación y todo el pavimento será de granito. Esta plaza contará con una pequeña zona verde.

Se creará un aparcamiento disuasorio bajo el puente de la autopista

Tal y como explicó el concejal, este proyecto es la pieza clave de la recuperación del barrio de Mollavao, que incluye también la construcción del vial entre la avenida de Marín y Rosalía de Castro, aprovechando la creación por parte del Estado del nuevo paseo peatonal hacia Marín. También el convenio urbanístico con Defensa permitirá mejorar toda esa zona. En este sentido, la reforma también actuará sobre uno de los espacios más degradados del barrio como es el viaducto de la AP-9. Así, se construirá una zona verde debajo del puente y se sustituirá el actual recinto de educación vial por un aparcamiento disuasorio.

También es aprovechará para reordenar el acceso hacia el centro de salud de Mollavao, actuando sobre la calle Simón Bolívar.

Pasos elevados

La reforma de la calle, que incluye pasos elevados en todos los pasos de peatones y zonas compartidas, continuará hasta el entronque con el vial que enlazará la propia Rosalía de Castro con la Avenida de Marín a través de la parcela de Costas en Mollavao, por lo que, Gómez insistió en que habrá que esperar a que esta se ejecute para comenzar las obras en Rosalía de Castro.

El vial de Mollavao está actualmente únicamente pendiente de recibir el visto bueno de Costas. La idea del Concello es tramitar el proyecto para Rosalía de Castro de tal forma que las obras puedan empezar al día siguiente de abrir al tráfico este nuevo vial de entronque que atravesará la parcela donde se instalan los circos.

11

La AP-9 "se cae a cachos" a su paso por Pontevedra Gustavo Santos

Audasa informa al Concello de que reparará el viaducto de la AP-9

Demetrio Gómez también informó ayer que, después de que el Concello se pusiera en contacto con Audasa para trasladar las quejas vecinales por la caída de cascotes desde el puente de la ría, la concesionaria de la autopista les trasladó diversa información. Audasa asegura que “no tiene constancia de esa caída” de cascotes, pero aseguraron al Concello “que están preparando la reparación de ese borde y calculan que este verano estarán trabajando en esa zona”, explicó el concejal de Obras Urbanas. Gómez explicó que desde el Concello “esperamos que eses trabajos sean a tiempo y continuaremos atentos a cualquier problema que pueda surgir” para “exigirle a Audasa y a Fomento que esta instalación esté en perfectas condiciones y que no sea un peligro para los vecinos y vecinas de esta ciudad”.

Inspección

Cabe recordar que hace tres días, los inspectores municipales visitaron la zona de Mollavao, bajo el puente de la AP-9, para hacer una inspección del tablero de la autopista en respuesta a las quejas vecinales que alertaban de la caída de cascotes. En la visita detectaron deficiencias que se pusieron en conocimiento de Audasa con el objeto de “demandar las reparaciones necesarias y también la seguridad de las personas y los bienes”.

Compartir el artículo

stats