El Sergas llevará a cabo a partir de mañana el mayor de los cribados realizados hasta ahora en el área sanitaria con la realización de un total de 7.863 pruebas a otros tantos vecinos de Poio, uno de los municipios con mayor incidencia por el coronavirus, con un total de 416 casos activos ayer, seis más que la jornada anterior.

Es una cantidad ingente de pruebas con la que el Sergas quiere cribar a un 79% de la población de entre 15 y 65 años con tarjeta sanitaria en Poio, un 70% de la población total con tarjeta sanitaria en este municipio. Y es que es en este punto en el que ayer surgió cierta decepción o polémica entre vecinos de esta localidad que están empadronados en Poio pero que tienen su médico en Pontevedra por razones de cercanía (vecinos de San Salvador o A Caeira) o de elección de médico. El Sergas trabaja con un censo de 15.371 personas con tarjeta sanitaria en Poio, cuando el padrón del concello sitúa el número de habitantes en algo más de 17.000, es decir, una diferencia de unas dos mil personas que podían quedar fuera del cribado y, por lo tanto, de esta búsqueda de asintomáticos, en zonas tan pobladas como San Salvador o A Caeira.

Necesario tener móvil

Aún así, el cribado va a llegar a un gran número de vecinos con el objetivo de intentar detectar el mayor número posible de portadores asintomáticos para intentar frenar la transmisión. Así, se citará a vecinos de entre 15 y 50 años con tarjeta sanitaria activa en cualquier de los tres centros de salud del municipio, que no sea personal de residencias sociosanitarias, que no tuvieran un PCR positivo en los últimos tres meses y que dispongan de un teléfono móvil al que poder enviar el SMS con la citación y el resultado del cribado.

Para llevar a cabo esta iniciativa, el Concello de Poio y la Policía Local están colaborando con el Sergas para montar todo el operativo en A Seca. El cribado está previsto que se inicie mañana sábado con dos carpas instaladas en el parque y un cuadro de unos 15 profesionales coordinados por un médico, que realizarán tareas de control y cumplimiento de las medidas de seguridad, entrega y recogida de tubos para las muestras de saliva e información a los usuarios. El horario será entre 9.30 y 19.30 horas. Los tubos se enviarán directamente al Servicio de Microbiología del Hospital Álvaro Cunqueiro para su análisis.

Las claves:
  • Quién: vecinos de entre 15 y 50 años con tarjeta sanitaria activa
  • Dónde: dos carpas instaladas en el parque de A Seca
  • Cuándo: entre el sábado y el martes
  • Cómo: se regulará el acceso y habrá un circuito cerrado
  • Resultados: a los negativos, vía SMS. A los positivos, presencialmente

Los tubos se comenzarán a entregar el sábado y el domingo se empezarán a recoger los primeros, mientras que continuará con la dispensación de otros tubos al resto de la población. El lunes se volverán a entregar nuevos tubos de muestras que se recogerán el martes hasta las 14.30.

La Policía Local de Poio y Protección Civil prepararon un dispositivo para regular el acceso de los vehículos a la zona y evitar aglomeraciones. Los vecinos que recibieran el correspondiente SMS accederán desde la PO-308 por el vial de entrada al pabellón. Allí deberán seguir un circuito señalizado que le llevará a la carga de entrega de recipientes. El Concello recuerda la posibilidad de recoger también los tubos para personas convivientes que también cuenten con cita, presentando la tarjeta sanitaria, para agilizar el proceso. El domingo se comenzará a recoger estos tubos ya con las muestras de saliva en una carpa de menor tamaño ubicada al lado de la sede de la Comunidad de Montes.

14

Cribado en busca de positivos por COVID-19 en O Vao Gustavo Santos

Los resultados serán comunicados con un SMS a las personas que den negativo y se contactará personalmente con los positivos. El alcalde, Luciano Sobral, insistió en la importancia de que todas las personas convocadas participen en este cribado.

Ayer el ritmo de contagios cayó en Poio respecto a días pasados, con solo seis casos activos más, pero la incidencia es todavía muy elevada con un total de 416 casos activos. Por ello, el alcalde hizo un llamamiento a no “bajar la guardia” y aseguró que “de momento estamos todavía muy lejos de superar esto y, para conseguirlo, una de las fórmulas pasa por detectar a esas personas asintomáticas, de ahí la importancia de que todos y todas que estén citados para este cribado tomen parte en él”.

El Sergas sigue realizando cribados más selectivos en otros puntos del área sanitaria, como el que se llevó a cabo por ejemplo ayer en el Colegio O Cruceiro de Sanxenxo, después de que en los últimos días se detectasen 24 casos positivos en el centro.

Malos datos en Pontevedra

Por concellos, el virus precisamente avanzó ayer en Sanxenxo hasta los 152 casos activos (9 más que en la jornada anterior), en Pontevedra se dispara y roza ya el medio millar (con 491, 39 más que ayer) y en Marín subió hasta los 109, dos más que 24 horas antes. En Poio la subida fue ayer más contenida, con seis casos más hasta los 416 antes citados.

Montecelo recibe dos pacientes críticos de Ferrol

Por otra parte, fuentes del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés confirmaron ayer que la UCI del Complejo Hospitalario de Montecelo recibió el pasado miércoles a dos pacientes críticos procedentes de la UCI del Complejo Hospitalario de Ferrol para “anticiparse y dejar margen de acción” a este saturado hospital “ante el posible empeoramiento de pacientes en hospitalización” que ese está registrando en ese área sanitaria del norte de Galicia. El gerente del área sanitaria señaló en su día que la capacidad del CHOP para atender a pacientes críticos se había incrementado hasta los 46 y, en caso de una situación límite, se podía llegar hasta los 50. Ayer eran 17 pacientes COVID los que estaban en UCI. El presidente de la Xunta anunciaba ayer que todas las áreas sanitarias salvo Vigo y Lugo estaban ya en fase tres, en riesgo alto, con especial preocupación por Santiago, A Coruña y Ferrol. La directora asistencial del CHOP, Sonia Fernández-Arruti, ya indicaba que los hospitales gallegos han pasado a funcionar como un único centro para gestionar mejor el espacio disponible por lo que no se descartan nuevos traslados de pacientes. Las cifras de contagios en el área sanitaria mantuvieron ayer la tónica de los últimos días, con 183 nuevos diagnósticos en el área sanitaria y un total de 2.154 casos activos. La presión hospitalaria sigue siendo muy elevada con 116 personas hospitalizadas (dos menos que ayer) y los ya mencionados 17 pacientes en UCI (uno más).