Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luto en Pontevedra por el fallecimiento de Ernesto Baltar, expresidente del Liceo Casino y exconcejal

Ernesto Baltar (dcha.), al recibir en 2010 la insignia de oro del Colegio de Abogados junto al entonces decano Eloy Artime.   | // G.S.

Ernesto Baltar (dcha.), al recibir en 2010 la insignia de oro del Colegio de Abogados junto al entonces decano Eloy Artime. | // G.S.

La ciudad de Pontevedra despidió ayer a un personaje clave en la sociedad pontevedresa en las dos últimas décadas del siglo pasado. El abogado y exconcejal Ernesto Baltar Feijoo, quien también presidió el Liceo Casino, falleció a los 77 años de edad.

Hijo del juez Ernesto Baltar Santaló, Ernesto Baltar Feijoo nació en Padrón pero desarrolló su carrera profesional como abogado en Pontevedra. Su brillante trayectoria como letrado le valió el reconocimiento de sus compañeros en el año 2010 al recibir la insignia de oro del Colegio de Abogados pontevedrés.

Baltar Feijoo contó también con una destacada trayectoria en el ámbito de la política en la ciudad de Pontevedra. Se inició en Democracia Cristiana y pasó por el Partido Galeguista y Coalición Galega, agrupación con la que se presentó como candidato al Congreso por Pontevedra en las elecciones de 1986. Pero fue con el Partido Popular (inicialmente Alianza Popular) con quien ejerció los cargos de mayor responsabilidad. Fue concejal entre los años 1987 y 1995, siempre como miembro del equipo liderado por Francisco Javier Cobián. En el primero de los mandatos, entre 1987 y 1991, lo hizo trabajando desde las filas de la oposición. En el segundo, como teniente de alcalde ya con Cobián como regidor de la ciudad del Lérez. Desde las filas del PP local expresaban ayer su pesar por la noticia.

En el ámbito social, destaca su labor como presidente del Liceo-Casino de Pontevedra, un cargo que ocupó entre los años 1981 y 1984 en una etapa clave para esta sociedad pontevedresa.Y es que bajo el liderazgo de Baltar, la entidad tuvo que reponerse del devastador incendio que redujo a cenizas la sede social en abril de 1980, siendo su presidente clave en la reconstrucción y en la elección de los profesionales adecuados para llevarla a cabo, como el arquitecto Enrique Barreiro.

Así lo reconoce el actual presidente de la institución y amigo de Ernesto Baltar, Jaime Olmedo, quien destaca que “el Liceo Casino es hoy la sociedad que es gracias al trabajo que él y su equipo realizaron entonces” y que no se limitó a la reconstrucción de la sede, sino a la “reactivación” de la actividad en el Liceo Casino “en todos los sentidos”. “Fue un muy buen presidente”, resume Olmedo.

En el año 2015, Ernesto Baltar recibió el reconocimiento del Liceo Casino con su nombramiento como socio de honor y ayer mismo la sociedad estaba preparando ya diversas fórmulas para rendir homenaje a quien fue su presidente durante cuatro años, dentro de las limitaciones vigentes. El Liceo Casino se sumaba así al dolor que deja en la ciudad el fallecimiento de una persona muy conocida y querida en Pontevedra por su carácter afable. Tras ser velado en el tanatorio San Mauro, fue incinerado ayer en la más estricta intimidad.

Compartir el artículo

stats