Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Federación de Comercio propone horario continuo, pero lo decidirá cada negocio

“Hay que mirar las horas más rentables, porque la solución tampoco es echarle más horas, sino ver cuáles son más fructíferas”, expone el presidente de Zona Monumental

Un negocio echa ayer el cierre a las seis de la tarde en Pontevedra. |   // GUSTAVO SANTOS

Un negocio echa ayer el cierre a las seis de la tarde en Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

La Federación Provincial de Comercio, Turismo y Mercados de Pontevedra ha propuesto el horario continuo en los establecimientos, ante la exigencia de cerrar a las seis de la tarde, si bien asume que la decisión final sobre este horario la tomará cada negocio de forma particular. “Cada uno tendrá que echar sus números y ver sus posibilidades”, explica el presidente del Centro Comercial Urbano Zona Monumental de Pontevedra, Miguel Lago.

El portavoz de los comerciantes del centro histórico recuerda que la mayoría de titulares de estos negocios son autónomos “que también tienen que vivir; porque los autónomos son hoy los esclavos de la economía”. Y ante la realidad de que cada pequeño comercio está atendido por su propietario, o con la ayuda de muy pocos empleados, el portavoz de estos profesionales entiende que debe ser cada comerciante el que valore si le interesa o no mantener el negocio abierto a mediodía, o hacer cualquier otro horario que le convenga, siempre dentro de las restricciones impuestas por la normativa. “Hay que mirar las horas más rentables, porque la solución tampoco es una cuestión de echarle más horas, sino de ver cuáles son más fructíferas para el negocio”, explica Miguel Lago.

Desde la Federación Provincial de Comercio también se entiende así la solución. Su secretario general, Enrique Núñez, apunta que desde las distintas asociaciones de comerciantes se han planteado diversas opciones. En Sanxenxo, por ejemplo, valoran la posibilidad de abrir hasta las 15.00 horas y cerrar el resto de la tarde. En otros municipios de la provincia plantean abrir de mañana hasta las 13.00 horas y por la tarde hacerlo de 15.00 a 18.00, como alternativa.

Pero Núñez coincide con Lago en que en la práctica será cada profesional el que decida su horario, dependiendo del tipo de clientela y los hábitos de consumo de la misma. En todo caso, la ley ya permite abrir a mediodía a todo establecimiento comercial de menos de 400 metros cuadrados.

La directiva de esta federación ha planteado las distintas opciones a la Dirección Xeral de Comercio de la Xunta de Galicia. Y dado que el objetivo de las nuevas normas para luchar contra la pandemia es que los ciudadanos estén a las ocho de la tarde en casa, los comerciantes aceptan el cierre a las 18.00 horas como medida sanitaria.

“Ni el comercio ni la hostelería son los culpables de este problema, pero ahora tenemos que echarle muchas ganas para salir de esta, no más remedio, porque no hay más de donde tirar”, como apunta Miguel Lago.

Denuncia

Por otra parte, la federación de Servizos de la CIG ha denunciado ante de la Inspección de Trabajo el “incumplimiento generalizado de las medidas de protección contra el COVID-19 por parte de las grandes cadenas del sector del comercio de alimentación. En estos establecimientos no se respetan los aforos máximos permitidos ni se controla el uso de guantes y de gel hidroalcólico por parte de la clientela”, afirma el sindicato.

Compartir el artículo

stats