Buen comienzo de semana en la residencia de mayores de Campolongo de la Xunta, donde las dos usuarias positivas por COVID ya han negativizado el virus y, por tanto, el centro vuelve a quedar limpio de coronavirus.

Las mujeres se contagiaron la semana pasada, pero, afortunadamente, han superado la enfermedad en pocos días y sin complicaciones, ya que no fue necesario su hospitalización. Pasaron la enfermedad aisladas en sus cuartos. Además, el resto de usuarios fue también aislado y permaneció en sus habitaciones durante toda la semana. La dirección del centro, en base al protocolo marcado por las consellerías de Sanidade y Política Social, aplicó el protocolo COVID, en el que la principal medida es el aislamiento y la sectorización de las instalaciones.

Hay que destacar que la resiencia pública se había mantenido libre de COVID tanto en la primera como en la segunda ola, fruto del esfuerzo de los trabajadores y los propios usuarios para evitar la pandemia.

Actualmente, ninguna de las residencias de mayores de la comarca pontevedresa cuentan con casos de coronavirus entre sus usuarios. Solamente hay tres trabajadores contagiados: uno en la residencia Nosa Señora da Asunción de Caldas, otro en la residencia de Marín y otro en el hogar residencial de Cerdedo-Cotobade.