Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia empeora en los grandes concellos del área sanitaria, que ya supera los 100 fallecidos

Pontevedra y O Salnés cuentan con 1.650 infectados por COVID | Poio continúa encabezando las cifras, con 380 casos activos, 50 de ellos procedentes del brote del centro de neurorehabilitación QuirónSalud en San Salvador

Entrada principal del Hospital Montecelo de Pontevedra. |   // RAFA VÁZQUEZ

Entrada principal del Hospital Montecelo de Pontevedra. | // RAFA VÁZQUEZ

Mal comienzo de semana en lo que a datos de la pandemia del COVID se refiere. Según la información facilitada ayer tanto por el Sergas como por los principales concellos de la comarca pontevedresa, el empeoramiento es generalizado y ya afecta tanto a Pontevedra, como a Poio, Sanxenxo y Marín. Además, las hospitalizaciones no dejan de aumentar y ya son 117 las personas ingresadas por la enfermedad. En cuanto al parte diario de fallecidos, se informó de tres más en el Hospital Montecelo: tres hombres de 55, 81 y 87 años. Con ellos son 101 los muertos en el área desde marzo.

En total, ayer domingo se registraron 134 casos más de COVID en Pontevedra y O Salnés, lo que ha dejado la cifra total de enfermos activos en 1.650. Poio encabeza el listado, con 340 casos al sumar desde ayer 34 más.

Le sigue el municipio capitalino, con 380 (28 nuevos), pero es que también han empeorado notablemente Sanxenxo, con 102 casos (19 más) y Marín, que ya cuenta con 84 (11 más).

Si estas cifras preocupan, todavía más lo hacen las hospitalizaciones. Hay actualmente, según el Sergas, 117 personas ingresadas en el área sanitaria, de las que 15 están en la UCI, unidad que marca la tendencia de la pandemia. Respecto a los hospitalizados en planta, hay que destacar los 12 que están en el QuirónSalud Miguel Domínguez, la mayoría de ellos trasladados desde su centro de neurorehabilitación en Poio, que registra un importante brote con 50 positivos, tal y como informa Alertas Epidemiolóxicas.

Más cribados en Poio

Como Poio es el municipio más afectado, con una incidencia que supera con creces los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, el alcalde, Luciano Sobral, ha hecho un llamamiento a los vecinos al autoconfinamiento.

Está previsto que la Xunta endurezca las medidas en este concello esta semana, decisión que se tomará durante la reunión del comité clínico que asesora al gobierno autonómico en materia de COVID.

Asimismo, la gerencia del área sanitaria ya ha trasladado al Concello su intención de realizar cribados entre la población, petición que, a su vez, el propio Sobral le había hecho llegar. Hoy se concretarán las condiciones.

Hasta el momento, se han hecho testeos en O Vao, uno de los puntos “rojos” del municipio. También se les están haciendo las pruebas al sector marisquero tras detectarse un brote en la lonja de Campelo. Precisamente, este lugar es otro de los que se prevé que arroje más positivos, ya que, tal y como ha podido comprobar FARO, hay familias enteras confinadas en todo el pueblo.

Ámbito educativo

Los centros educativos no universitarios son uno de los indicadores más importantes de la pandemia. Según las consellerías de Sanidade, Educación y Política Social, en los del área sanitaria hay ya 300 casos y 19 aulas cerradas.

Destaca, por motivos obvios, el concello de Poio, con 54 casos. El IES de Poio y el CEIP Viñas son los que más registran, con 15 cada uno.

En cuanto a Pontevedra, con 35 centros afectados, el que más casos activos tiene es el CEIP Álvarez Limeses, con nueve.

En el caso de Sanxenxo, destaca el CEIP Cruceiro, con 13 casos. Ayer mismo, fuentes locales informaban del cierre de un aula en la escuela infantil O Revel, donde se había detectado un positivo de una alumna, lo que ha obligado a que tanto las dos educadoras como el resto de pequeños se sometan a cuarentena y la prueba PCR durante los próximos días.

Pruebas PCR

Los test de detección del virus son clave para frenar la pandemia. Desde el mes de marzo hasta ahora se han realizado, según el Sergas, 132.183 en el área sanitaria, más de un millar el pasado sábado.

El número de fallecidos hasta el momento en Pontevedra y O Salnés es de 101 personas, los tres últimos los de 55, 81 y 87 registrados ayer en el Hospital Montecelo, todos con patologías previas.

Prosagap achaca a “las prisas y la improvisación” los errores cometidos en la vacunación a profesionales

La organización sindical Prosagap achaca a “las prisas y la improvisación” los errores cometidos en la vacunación a profesionales sanitarios en el Complexo Hospitalario de Pontevedra, CHOP. Tal y como reconoció la gerencia, en la primera fase de la campaña se vacunó de forma irregular a 17 personas que no forman parte del grupo de trabajadores de primera línea en la lucha contra la pandemia. Serían informáticos, administrativos e incluso personal de cocina. Sin embargo, se dejó fuera a colectivos clave en la actividad hospitalaria como los celadores e incluso enfermeras y auxiliares de enfermería. Aunque está previsto que la vacunación se retome esta misma semana, cuando lleguen más dosis, la situación ha provocado un profundo malestar entre los profesionales sanitarios. Prosagap asegura que se contactó con la gerencia semanas antes de que se iniciase la vacunación para conocer el plan, pero que desde esta aseguraron que serían los servicios centrales los que la organizarían. Sin embargo, no fue hasta tres días antes de comenzar a vacunar a los profesionales cuando se les hace llegar dicho plan. El sindicato lamenta que se dejase fuera a los celadores, así como que se incorporase a dicho listado a liberados sindicales, “tal y como se comenta en los últimos días a falta de confirmación oficial”. Además, critica que la gerencia del área sanitaria no concrete más datos que los hechos públicos por la prensa. Respecto a los 17 vacunados por error, Prosagap considera que estas declaraciones del gerente del CHOP, José Ramón Gómez Fernández, son comparables a los famosos “hilillos de plastilina” de Mariano Rajoy sobre el vertido del Prestige.

Compartir el artículo

stats