La empresa Ence comunicó que es la primera compañía en elaborar y publicar una Declaración Ambiental de Producto (DAP o EPD, por sus siglas en inglés) para celulosa, lo que sitúa a la pasta de celulosa producida por la compañía “a la vanguardia de la sostenibilidad en el mercado de este material”. En 2020, explica Ence, comenzó a analizar el perfil ambiental de su celulosa siguiendo el sistema internacional EPD (Environmental Product Declaration), un programa para declaraciones ambientales basado en la norma ESO 14025, en el que se identifican y se reportan los impactos ambientales del producto en base a un Análisis de Ciclo de Vida (ACV). Dicho análisis examina los impactos ambientales del producto a lo largo de su ciclo de vida en 12 categorías distintas: agotamiento de recursos, toxicidad para las personas, toxicidad para los ecosistemas terrestres, marinos y de agua dulce, uso de combustibles fósiles, potencial de calentamiento global, destrucción de la capa de ozono, potencial de contribución a la escasez de agua, oxidación fotoquímica, acidificación y eutrofización. Environdec, el organismo de certificación de EPD, certificó la celulosa de la biofábrica de Ence en Pontevedra, tanto la pasta estándar Encell TCF como la pasta Naturcell.

Naturcell es una pasta de papel no blanqueada desarrollada por Ence en base a los criterios altamente exigentes e innovadores en materia de sostenibilidad, siendo sus características principales una menor huella de carbono, un mejor aprovechamiento de la energía y la reducción del consumo de agua.

Entre las propiedades diferenciales de Naturcell se encuentran sus sobresalientes características físicas y ópticas, que le confieren una mejor maquinabilidad y imprimabilidad, expone la empresa. Los productos finales para los que se puede utilizar esta pasta de papel incluyen, entre otras, soluciones de papel para envases y embalajes, papel tisú no blanqueado, bolsas de papel no blanqueado y soluciones de pasta moldeada.