La Consellería de Política Social confirmó hoy los dos positivos en la residencia de mayores de Campolongo, la única pública de la Xunta en el municipio de Pontevedra.

Tal y como adelantó FARO, en el centro dos de los residentes dieron positivo en la prueba del COVID, lo que ha obligado a la dirección y a las autoridades sanitarias a activar el protocolo de la pandemia.

Por ello, todos los residentes se encuentran aislados en sus habitaciones para evitar contactos innecesarios ni siquiera en los pasillos.

Se da la circunstancia de que los 88 ancianos no habían tenido tiempo de inmunizarse contra el virus, ya que habían sido vacunados con la primera dosis el pasado 11 de enero. Les faltaba la segunda, a los 21 días, a los que habría que sumar una semana más para lograr la inmunización.

Afortunadamente, se habían vacunado todos menos uno, que había renunciado a este derecho.

Tal y como informó Política Social el mismo día de la vacunación en el centro, en total se aplicó la primera dosis de la vacuna a 201 personas, entre trabajadores y mayores.

También entonces, la directora de la residencia, Mayte Caneda, insistía en el “comportamiento ejemplar” de todos los mayores, así como el esfuerzo realizado por la plantilla. Subrayaba, además, que “las vacunas son lo que han permitido que la sociedad tenga hoy día la calidad de vida que tiene”.