Duro revés para el Pontevedra que vio como un rival directo se llevaba tres puntos de su feudo. Los granates no fueron capaces ni tan siquiera de igualar ante un Rácing de Ferrol que jugó casi toda la segunda mitad con un hombre menos por la expulsión de Álex López en el minuto 47 de partido.

Fue mejor el Rácing en la primera mitad en Pasarón ante un Pontevedra que apenas generó ocasiones y que vio como podía haberse ido con mayor diferencia en el marcador al descanso si el árbitro llega a dar validez a un gol anulado a los ferrolanos, una decisión muy protestada por los visitantes. Antes, en el minuto 28, Joselu había adelantado al Rácing al aprovechar un balón suelto en el área.

Tras la reanudación, la expulsión por doble amarilla de Álex López parecía augurar un segundo periodo de agobio para los ferrolanos, pero lo cierto es que, aunque tuvo el control de la pelota, se vio a un Pontevedra sorprendentemente romo en ataque y que apenas logró inquietar con verdadero peligro la meta racinguista. De hecho, la ocasión más destacable para el Pontevedra llegó en el minuto 84 con un centro-chut de Álex González que se envenenó y se estrelló en el larguero. A continuación, los ferrolanos perdonaron la sentencia en un contragolpe que salvó Mario.

El muro racinguista en defensa se mantuvo sólido durante el descuento y se llevó de Pasarón tres puntos que les permiten adelantar en la tabla a los granates, aunque estos con un partido menos.