La tercera ola de contagios por el COVID-19 sigue avanzando con fuerza en el área sanitaria. Uno de los concellos más afectados, en niveles de restricciones máximos actualmente, es Poio. Desde el Concello se anunció esta misma mañana que el número de casos activos por la enfermedad son ya 141, lo que supone 27 más en tan solo 24 horas.

Desde el gobierno local poiense se insistió en la mañana de hoy en su petición al Sergas para que realice cribados másivos para detectar personas asintomáticas que puedan estar expandiendo la enfermedad sin darse cuenta. Una medida que, recuerdan, ya se están adoptando en otros municipios que tienen también el nivel de riesgo más elevado. El alcalde insistía este fin de semana que estos cribados deberían realizarse lo "antes posible".

El Concello, a través de su concejala de Seguridade Cidadá, Marga Caldas, informó esta mañana que se se están implementando nuevas medidas restrictivas como el cierre de todas las instalaciones deportivas municipales por espacio de diez días.

Los datos en Pontevedra ciudad tampoco son buenos con 18 casos activos más hoy domingo, para un total de 222

Las cifras tampoco son nada esperanzadoras en Pontevedra ciudad, con un ascenso de 18 casos activos hoy domingo. Esto supone un total de 222 pacientes contagiados detectados en el municipio capitalino.

Los datos tampoco son buenos hoy en lo que respecta al conjunto del área sanitaria. El número de casos activos sigue al alza y se acerca de nuevo a la barrera del millar, que se rebasó únicamente en el pico de la segunda ola en noviembre. Son un total de 983 personas diagnosticadas con la enfermedad, 29 más que ayer. El número de nuevos contagios fue de 91, 9 menos que ayer cuando se alcanzó el centenar, una barrera que tampoco se rompía desde el pico de la segunda ola.

La presión hospitalaria se mantiene aunque ligeramente al alza. Actualmente hay 56 personas ingresadas en planta, dos más que ayer. La UCI continúa con el mismo número de pacientes, un total de 12 en estado crítico. El número de fallecidos ascendió ayer hasta los 90, con la muerte en el CHOP de un varón de 66 años que tenía patologías previas.