Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un despliegue en Rumania, principal reto logístico de la Brilat en el primer semestre

Vehículos de la Brigada Galicia en su último despliegue rápido para la OTAN en el ejercicio de 2016 hacia Polonia. |  // RICARDO GROBAS

Vehículos de la Brigada Galicia en su último despliegue rápido para la OTAN en el ejercicio de 2016 hacia Polonia. | // RICARDO GROBAS

Desde el pasado 1 de enero, el Batallón Zamora de la Brigada Galicia VII, con sede en Figueirido, está ya activado como unidad adscrita a la Brigada VJTF de la OTAN, la fuerza de respuesta rápida de la Alianza Altántica cuyo mando, cada año, va rotando entre distintos paises.

El primero en la historia en tener que liderar la formación de esta brigada multinacional fue, precisamente, España y concretamente la Brilat. En 2016 fueron los encargados de integrar el núcleo duro, la punta de lanza de esta VJTF, asumiendo su mando. Ahora vuelven a formar parte de la misma aunque en otro papel. Liderados por fuerzas turcas –que serían las primeras unidades en ser movilizadas por la Alianza–, unos 800 efectivos del Batallón Zamora de la Brilat forma parte del grueso de otras tropas que serían movilizadas por la Galicia VII en caso de considerarlo necesario el mando de la OTAN.

En la planificación anual de la Brilat, la participación en la VJTF se sitúa a priori como principal hito para este 2020, siempre que no surja alguna otra misión inesperada. Como parte de la VJTF, la Brilat deberá participar en el gran ejercicio anual conjunto que realiza esta fuerza, al estilo del que en 2016 los llevó a Polonia bautizado como “Brilliant Jump”, y que supuso la movilización de más de 2.000 militares y 500 vehículos. Estas maniobras en Rumanía deberían tener similiares características a estos que se han llevado a cabo en los últimos años y que suponen siempre todo un reto logístico para la Brigada Galicia VII.

Y es que aunque las maniobras se vayan a llevar a cabo en Rumanía, el ejercicio empieza en la misma base de Figueirido, en el momento en el que el Batallón Zamora recibe la orden de activación de la OTAN y enel que las fuerzas de la Brilat (militares, vehículos, medios y armamento) deben proyectarse hacia su destino cumpliendo los tiempos de respuesta que establece la OTAN para su Brigada de despliegue rápido. Concretamente, las unidades tienen capacidad para desplegarse en 5 días, si bien un primer batallón, la punta de lanza, tendría la capacidad de llegar al punto de conflicto en 48 horas.

Esto supondrá un enorme trabajo de coordinación para movilizar no solo a los entre 200 y 300 militares del Batallón Zamora, del Cuartel General, Artillería y Zapadores que participarán en este ejercicio (no irá todo el batallón VJTF), sino también a un gran volumen de material y vehículos blindados. Un papel en el que, muy probablemente deberá lugar un papel clave alguno de los puertos de la comunidad autónoma gallega como punto de embarque para esta fuerza. En 2016 fue el de Vigo.

Así, explican desde la Base General Morillo, si el COVID-19 no cambia los planes, dado que todo el esquema de trabajo de la Brilat está también condicionado a la evolución de la pandemia este será el gran reto de la Brigada para la primera mitad del año.

En este 2021, los militares de Figueirido mantienen también activa la “Operación Baluarte” de rastreo de contactos estrechos de positivos por COVID-19 y ya llevaron a cabo el pasado año numerosas actuaciones de vigilancia y desinfección en el marco de la “Operación Balmis”.

En lo que respecta a la segunda mitad del año, cabe recordar que la Brilat no tenía previsto inicialmente desplegarse en misiones internacionales en 2021.En mayo de 2019 dos contingentes de la Brigada Galicia regresaban que cumplir con éxito sendas misiones en Líbano y Mali. Entonces, el anterior general Romero auguraba que, debido a las rotaciones y el compromiso con la VJTF era muy posible que los militares de la Brilat no regresaran a las misiones en el extranjero al menos hasta 2022. Sin embargo, eses planes se pueden ver alterados por la última reorganización que ha llevado a cabo el Ejército y que entró en vigor el pasado 1 de enero.

Los cambios en la estructura del Ejército podrían llevar a la Brilat a tener que asumir una nueva misión en Mali a finales de este mismo año, aunque por ahora es tan solo una posibilidad que deberá concretarse oficialmente.

Compartir el artículo

stats