Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CHOP logra la curación de un millar de pacientes con hepatitis C en cinco años

El servicio de Aparato Digestivo recibe un premio “Best in Class” por su atención a la enfermedad | El tratamiento dura un trimestre y tiene un coste de unos 7.000 euros

El gerente del CHOP y el jefe del servicio de Digestivo, Juan Turnes (derecha), con el premio.

El gerente del CHOP y el jefe del servicio de Digestivo, Juan Turnes (derecha), con el premio. G. SANTOS

El Servicio de Digestivo del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés suma un millar de pacientes curados de hepatitis C desde el año 2015, cuando la sanidad pública en España puso a disposición de los enfermos los fármacos de última generación.

Este trabajo intenso en el tratamiento de la enfermedad ha logrado que la cifra de no diagnosticados de la que es conocida como la “pandemia silenciosa” se haya reducido en un 90 por ciento en los últimos años.

Precisamente, en reconocimiento a este esfuerzo y trabajo en equipo, el servicio de Aparato Digestivo ha recibido el galardón nacional “Best in Class 2020” por su atención asistencial a la hepatitis C. Se trata de unos premios que convoca anualmente la publicación especializada “Gaceta Médica” junto con la Cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey Juan Carlos.

En una rueda de prensa celebrada ayer en el Hospital Provincial de Pontevedra, el jefe del servicio de Digestivo, el doctor Juan Turnes, recibió de manos del gerente del área sanitaria, José Ramón Gómez Fernández, el galardón físico.

Gómez Fernández recordó que la Organización Mundial de la Salud se ha fijado como objetivo la erradicación total de la enfermedad para el año 2024.

“Como ocurre siempre en sanidad, los resultados no son solo fruto de un equipo de un único servicio, sino que hay otras unidades"

decoration

“Como ocurre siempre en sanidad, los resultados no son solo fruto de un equipo de un único servicio, sino que hay otras unidades y otras unidades del complejo hospitalario que han ayudado a obtener también este reconocimiento”, señaló.

Esta cuestión fue confirmada por Turnes: “Llevamos trabajando en el tratamiento y desarrollo de estrategias para tratar y atender pacientes desde hace muchos años, nuestro servicio y con la implicación de muchos otros. Hemos trabajado muy estrechamente con Microbiología, Farmacia, Admisión, Atención Primaria, Patología Infecciosa de Medicina Interna y asociaciones de pacientes”.

Destacó que los avances en esta enfermedad han cambiado radicalmente en los últimos 20 años como no lo ha hecho ninguna otra patología, siendo un hito los tratamientos puestos a disposición de los pacientes en 2015 y con resultados óptimos en un plazo medio de dos o tres meses. Es una toma diaria y tiene un coste total por paciente de alrededor de 7.000 euros.

Con ello se frenó el avance de la enfermedad derivando en cirrosis, cáncer o la necesidad de un trasplante de hígado.

“Una de las cosas que me gustaría destacar de nuestro grupo de trabajo es que nos cuestionamos de forma habitual y rutinaria qué estamos haciendo mal y qué podemos mejorar. Esta autocrítica interna y constante es uno de los motores que nos ha llevado a traer al área sanitaria en 2019 el proyecto Focus Galicia, en el que se diagnostican ya desde Atención Primaria los pacientes que desconocen que tienen la enfermedad en plazos muy breves de tiempo”, indicó Juan Turnes.

La falta de síntomas, el gran problema

El gran problema de la hepatitis C es que se trata de una enfermedad que no provoca síntomas. “Los provoca cuando ya está en una fase avanzada, cuando ya ha provocado una cirrosis hepática, un proceso para el que necesita más de 20 años”, destaca el doctor Juan Turnes. “Por eso las principales estrategias se han centrado en diagnosticar a los pacientes en fases iniciales en las que no tienen síntomas. El objetivo es curar el virus, pero también detener el daño al hígado, para que se pueda regenerar”, resumió. “Si siguiésemos estrategias basadas en los síntomas, llegaríamos tarde al diagnóstico”. Hay factores de riesgo como la fecha de nacimiento. El perfil de los enfermos de hepatitis C es de mayoritariamente personas de entre 40 y 70 años, que pudieron recibir transfusiones de hemoderivados antes de los años 1990-1991, cuando se descubrió este virus, no A ni B, que se transmitía por esta vía. También lo son los drogodependientes que en algún momento compartieron jeringuillas o agujas.

Compartir el artículo

stats