Delegados de diferentes empresas del sector de las telecomunicaciones se concentraron ayer ante la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra para reclamar el fin de la subcontratación de profesionales. Con esta protesta, que tuvo lugar simultaneamente en diferentes puntos de toda España, se inició la campaña “Stop Subcontratación”.

“La subcontratación y el uso fraudulento que las empresas hacen de ella precarizan día a día a miles de trabajadores en todo el estado y en muchos sectores. Ante esta situación, ya en 2015 el colectivo, que nace en el sector de las telecomunicaciones, consigue un compromiso de los grupos políticos que a día de hoy, siendo gobierno, aún no es una realidad”, se lamentaron los manifestantes.

Denuncian que las empresas emplean la subcontratación como una herramienta económica, aumentando beneficios y “burlando la seguridad, y derechos de los trabajadores”.

Asimismo, recalcan que se produce “un fenómeno de feminización de la precariedad, donde sectores enteros de trabajadoras son externalizadas para realizar tareas objetivamente centrales en su sector”.

Por todo ello exigen al gobierno central “que cumpla su palabra” y reforme urgentemente el artículo 42.1 del Estatuto de los trabajadores, limitando al máximo la subcontratación y que obligue a las empresas a tener las mismas condiciones laborales y económicas para esos trabajadores.