El Concello de Barro esperaba ayer recibir el visto bueno del subcomité clínico de la Xunta para abandonar el nivel de restricciones medias frente al COVID, pero estas se mantienen vigentes a pesar de que el municipio se situó el viernes en una incidencia acumulada (IA) a 14 días de 108 casos por 100.000 habitantes. Se trata de una IA muy por debajo del límite que les marcó Sanidade el pasado miércoles para pasar al nivel básico de limitaciones, según afirmaron desde el Gobierno local. Por ello, el alcalde exigió ayer que se revisen los datos y que “se tomen las mismas decisiones para Barro que para el resto de los concellos”.

Ayer, el propio regidor informaba de que los casos activos en el municipio eran seis y que la IA se situaba en el mismo nivel que para concellos sin restricciones especial del entorno, como Caldas de Reis, Portas o Moraña, es decir, por debajo de los 150 contagios acumulados. Así se lo manifestó al gerente del Sergas que “no supo darle una explicación, más allá de referir que pudo tratarse de un error en la valoración de los datos”. A la espera de que se revisen el regidor advirtió que “no aceptará la discriminación”.