Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello compite con al menos una decena de interesados más en comprar Santa Clara

La orden tiene abierta una licitación “transparente” para vender el convento, en el que primarán la vertiente social del proyecto | Una comisión con un arquitecto, un asesor jurídico y un experto en patrimonio evaluará las ofertas

Una vista del convento de Santa Clara, su iglesia y su finca en pleno centro de Pontevedra. | // RAFA VÁZQUEZ

El Concello de Pontevedra anunciaba a mediados del pasado mes de noviembre que había iniciado contactos con la orden de las Clarisas para acometer la compra del emblemático e histórico convento de Santa Clara en Pontevedra. Sin embargo, el ayuntamiento no es el único interesado en este bien y las religiosas tienen en marcha un proceso “transparente” y reglado para proceder a la venta del mismo y en el que reconocen que tienen varias opciones más sobre la mesa.

Así, a través de un despacho de abogados con sede en Santiago de Compostela (Aristeia Abogados), se mantiene abierto formalmente un proceso de licitación del convento desde el pasado 1 de diciembre para buscar la mejor oferta teniendo en cuenta también el destino que tendrá este inmueble gótico que se comenzó a construir en el siglo XIII.

41

El convento de Santa Clara muestra sus tesoros a los pontevedreses Faro de Vigo

El hecho de que se trate de una licitación no implica que estemos ante una subasta del bien al mejor postor. El proceso recoge en unos pliegos una serie de pautas a las que deberán atenerse los intereresados para alcanzar una determinada puntuación. Lo que facilitará la elección, de entre todas aquellas ofertas que puedan presentarse, de la que más se adapte a lo que busca la orden de Santa Clara, especialmente en relación con el futuro del edificio y su papel respecto a la ciudad de Pontevedra.

Y aquí es donde es donde uno de los letrados que participa en las negociaciones, José Antonio Montero, explica que “el dinero no lo es todo” en este proceso. Aunque sí reconoce que el precio es un apartado fundamental (la orden lo necesita también para realizar potentes inversiones que requieren otros inmuebles, como el propio convento de Santiago, sin ir más lejos), un aspecto clave “y que se puntúa más” en el proceso será la “función social o asistencial” del proyecto que presente el comprador para el futuro del convento. Por ejemplo, un centros de asistencia sociosanitaria a personas mayores es uno de los usos que las religiosas verían con buenos ojos, pero en cualquier caso, se insiste en que habrá que analizar en detenimiento cada una de las propuestas que se presenten. En cualquier caso, sí que quieren escapar de una mera venta especulativa del inmueble.

Empresas del sector sociosanitario y geriátricos, pero también alguna cadena hotelera e incluso algún constructor, entre los interesados.

¿Y hay interés de otros posibles compradores aparte del ya conocido del Concello de Pontevedra? “Sí, lo hay”, responden desde este despacho de abogados. Es cierto que la pandemia frenó un poco el proceso de venta, pero desde Aristeia Abogados indican que al menos se realizaron 11 visitas al convento pontevedrés de interesados (en su mayor parte grupos empresariales, pero también del concello de Pontevedra, como ya trascendió) en adquirir el inmueble. Visitas que no se concretarían si no se vislumbrase un interés y capacidad real por parte del solicitante para acometer una inversión tan potente como la que requiere este tipo de operación. A mayores, hay otras dos personas que han comunicado verbalmente su interés por el inmueble.

¿El perfil de los interesados? Entre ellos hay empresas del sector sociosanitario y geriátricos, pero también alguna cadena hotelera e incluso algún constructor.

Para todo este proceso de venta se ha nombrado una comisión integrada, entre otros, por un asesor jurídico, un arquitecto y un experto en Patrimonio, que precisamente evaluarán las ofertas y proyectos presentados desde estos puntos de vista de protección del Patrimonio, social y urbanístico.

FARO se adentra en el huerto de Santa Clara S. REGUEIRA / P. PEDRIDO

El terreno está calificado como dotacional, lo que permitiría múltiples usos, salvo el residencial. Con todo, reconoce que hay que tener en cuenta las características tan específicas del lugar, como es el hecho de su elevado grado de protección de todo el conjunto que incluye una iglesia gótica. Incluso la muralla está catalogada.

Según explican desde este despacho de abogados, el proceso está formalmente abierto pero tampoco tiene ningún plazo para su conclusión. Es cierto que la intención es cerrar la operación en un plazo razonable, dado que el convento (cerrado desde 2017 cuando lo abandonaron las últimas clarisas) tiene unos costes de mantenimiento para la orden. No obstante, señalan que si de algo dispone una orden religiosa es de tiempo para poder realizar la operación de la mejor manera posible para sus intereses, los del propio inmueble y de la ciudad de Pontevedra.

Abiertos a explorar otras opciones que no impliquen un cambio de titularidad del conjunto histórico

Desde Aristeia Abogados explican que este es un proceso para “viabilizar” el convento que tampoco tendría por qué pasar irremediablemente por una operación que significase el cambio de titularidad de este conjunto histórico artístico, propiedad actualmente de la orden de las Clarisas (aunque siempre bajo la decisión última del Arzobispado en cuanto a la autorización de una posible venta). De hecho, confirman que la orden está abierta a explorar otras posibilidades como la firma de convenios vía arrendamiento o concesión que permitiese dar otra utilidad a estas dependencias sin perder la propiedad.

Relación con el Concello

Por otro lado, en cuanto a las posibilidades del Concello ante su interés en una posible venta, se explica que “es uno más”, reconociendo eso sí las “excelentes relaciones” que hay con los responsables municipales y con el edil Xaquín Moreda. No solo a raíz de estas negociaciones, sino en otras iniciativas como la que permitió este verano abrir el interior del convento para realizar una visita abierta al público en general en la Semana do Patrimonio Invisible.

Compartir el artículo

stats