Los bomberos de Pontevedra acudieron esta madrugada a un piso en el edificio número 6 de la calle Echegaray por una posible intoxicación de dos menores por monóxido de carbono.

Ocurrió en torno a la una y media de la madrugada. Uno de los dos menores comenzó a marearse y a sentirse indispuesto y avisó a sus padres de lo que le sucedía. Ante este estado del menor los padres avisaron a una ambulancia y, una vez en la vivienda, los técnicos sanitarios sospecharon que podría tratarse de una intoxicación de monóxido de carbono por lo que solicitaron a la central de emergencias que desplazara al lugar a los bomberos de Pontevedra para realizar las correspondientes mediciones.

Una vez allí, los bomberos comprobaron que estas mediciones dieron positivo, algo más en el pasillo y menos en otras dependencias de la casa, por lo que confirmaron que pudiera tratarse de una intoxicación por monóxido de carbono, siendo los dos menores evacuados a un centro sanitario para realizarles un chequeo preventivo, dado que no parecían presentar un cuadro de intoxicación grave. Los bomberos inspeccionaron la vivienda para conocer cual pudo ser el origen de la concentración del gas y comprobaron la existencia de un brasero que la familia había estado utilizando en el interior de la vivienda. Aunque luego lo sacaron a un balcón, su uso en el interior dle inmueble pudo ser la causa.