La residencia de mayores Soremay de Pontevedra ha sumado 17 nuevos positivos por COVID, con lo que cuenta ya con 37 casos activos. Son datos facilitados ayer por las consellería de Sanidad y Política Social. La mayoría, 27, son usuarios, mientras que los 10 restantes son trabajadores del centro privado.

En cualquier caso, no es la que mayor cifra presenta en el área sanitaria, ya que sigue encabezando la residencia “Pontevedra” de Vilaboa, donde hay 54 positivos, 40 de ellos mayores.

En la Domus Vi de Ribadumia hay 28 casos, 15 de ellos usuarios, mientras que en la de Nosa Señora Valvanera de Cambados ya solo queda un anciano positivo.

Caen los contagios a 26

Los 120 casos positivos de las residencias de mayores del área sanitaria son solo una décima parte del total de 1.065 enfermos que hay en el conjunto de ésta.

La cifra global ha vuelto a caer porque en un día se han registrado 26 casos nuevos, el incremento más bajo desde el pasado mes de octubre. Por otro lado, se han producido 66 altas, de ahí que el cómputo total no haya subido, sino todo lo contrario, bajado.

Según la información hecha pública por los principales concellos de la comarca, en Pontevedra hay 296 enfermos activos, mientras que son más de 1.500 las personas en seguimiento por el virus.

Es Sanxenxo, aunque a una notable distancia del municipio capitalino, la siguiente en casos, con 72, así como 272 vecinos en seguimiento.

Marín y Poio están a la par, con 63 enfermos la primera y 62 el segundo.

Desde que se ha iniciado el plan de contingencia del COVID, en el área sanitaria se han curado 4.506 pacientes del virus. Por el contrario, han fallecido 59 personas. Los últimos, un hombre y una mujer de 80 y 71 años, respectivamente, que estaban ingresados en el Hospital Montecelo.

Hay un histórico de pruebas PCR realizadas de 93.369, así como 43.577 serológicas.

El 54 por ciento de las personas infectadas son mujeres, mientras que hay un 46 por ciento de hombres. En cuanto a los fallecidos hasta el momento, un 44 por ciento tenían entre 80 y 89 años y patologías previas.