Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión vecinal logra una tala en Monte Porreiro con nido de velutinas incluido

Los Bomberos de Pontevedra procedieron a retirar la construcción, de cerca de un metro de alto, de un solar abandonado

Dos bomberos con el enorme nido de velutina.

Dos bomberos con el enorme nido de velutina. Gustavo Santos

Día de celebración para los vecinos de la calle Holanda de Monte Porreiro, donde, después de una espera de años, se ha procedido a realizar una tala de árboles que invadían propiedades privadas anexas desde un solar abandonado. El principal problema de esta vegetación era un enorme nido de velutinas, de cerca de un metro de altura, que los insectos asiáticos habían construido en la finca aprovechando su desuso. La eficaz actuación de los Bomberos de Pontevedra les deja respirando tranquilos, al menos por el momento.

La cuestión les traía de cabeza desde hace años, puesto que la finca había pertenecido a la empresa Monteporreiro S.L., desaparecida hace décadas.

En el año 2016, cansados de que los árboles amenazasen con invadir sus propiedades, los vecinos denunciaron la situación, que derivó en una publicación en 2019 de una orden de corte de los árboles por parte del Concello de Pontevedra y que comenzó ayer. “Al menos tenemos conocimiento de que la finca llevaba sin limpiar desde el año 2005 como mínimo”, explica una de las vecinas afectadas.

Pero el problema se agravó antes de que esa orden de corte se ejecutase porque las velutinas aprovecharon la densa vegetación para construir su nido.

La empresa Tragsa ya había retirado un primer nido inicial el verano pasado en la casa de esta vecina, pero al día siguiente las avispas que no fueron eliminadas se pusieron manos a la obra a construir uno nuevo en la solar anexo. Es el que fue destruido ayer por los Bomberos de Pontevedra.

Tal y como explican desde Bomberos, habitualmente los nidos se retiran de noche, para que se encuentre dentro el mayor número de individuos posible. Pero en este caso los trabajos de la poda obligaron a actuar a pleno día para evitar riesgos de los operarios por un posible ataque de las velutinas.

En todo caso, cuentan con que el problema quede erradicado por completo porque en esta época del año las avispas asiáticas tienen muy poca actividad en el exterior y la reina se encontraba dentro.

Procedieron a pincharlo inyectándole insecticida y, pasado un tiempo prudencial, a retirar esta construcción, de casi un metro de altura.

Los vecinos celebran la actuación y aseguran que seguirán atentos a este solar, para dar el aviso en cuanto sea necesario, de una nueva poda.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats