Un acuerdo de conformidad zanjó esta mañana el juicio contra un camionero acusado de agredir y amenazar a dos ciclistas empleando un martillo el 25 de octubre de 2018 en la carretera vieja de Marín a Pontevedra a la altura de Celulosas. Un incidente que se registró en un vídeo que se hizo viral.

El transportista, Francisco Javier L. L., reconoció los hechos y asumirá el pago de una cantidad cercana a los 22.000 euros entre multas e indemnizaciones a las víctimas. Ante la conformidad del acusado, la magistrada del juzgado de lo penal tres de Pontevedra lo condenó a unas penas de multa que suman 4.500 euros a los que hay que añadir 16.779 euros en indemnizaciones.

Los ciclistas agredidos, esta mañana en el exterior de los juzgados de Pontevedra. Pool Ramón Leído

Concretamente el acusado reconoció ser autor de un delito leve de lesiones por el que aceptó tres meses de multa a razón de 10 € al día. También asumió haber cometido un delito leve de amenazas por el que se le impone una pena de dos meses de multa a razón de 10 € al día. Por último asumió un delito de daños por el que se le impuso una pena de 10 meses a razón de 10 € al día.

En cuanto a la responsabilidad civil deberá indemnizar al ciclista Delfin Santiago con 12.500 € por las lesiones y secuelas sufridas, y a su compañero Ángel Iglesias con 3.500 € por los daños causados en su bici y en otros elementos. Por último deberá también indemnizar al sergas en 779 € por el coste de la atención al ciclista que resultó lesionado.

Un camionero agrede a dos ciclistas con un martillo en Pontevedra FARO DE VIGO

Agresión a dos ciclistas en Pontevedra: un asunto viral

El vídeo grabado por un testigo aquel jueves 25 de octubre de 2018 recoge el momento de la agresión con el martillo y los golpes que el transportista propinó a las bicicletas de alta gama y a uno de los deportistas.

Ángel Iglesias y Delfín Santiago Macías explicaban entonces que todo comenzó cuando el camión les rebasó. "Es una carretera vieja y en esa zona hay muchos baches y un perro suelto de unos okupas que se lanza a quien pasa, así que entre esto y el camión a toda velocidad y sin mantener la distancia de seguridad no tuvimos mucho margen, por no decir ninguno", explicó Iglesias.

Su enfado con el conductor fue tal que decidieron recriminárselo cuando este paró. "Me acerqué a la cabina y le pregunté si estaba loco, entonces vimos que se agachaba para coger algo y salió con un martillo en la mano", narraba Ángel Iglesias, cuya bicicleta resultó seriamente afectada por las patadas del camionero.

A partir de ahí todo sucedió muy rápido, pero lo más grave fueron los golpes recibidos por Delfín Santiago con el martillo. "El parte médico que le dieron tras acudir a Urgencias de Montecelo es un diagnóstico de traumatismo craneoencefálico y hematomas en la zona del hombro, ya que el conductor le golpeó en la cabeza y en la parte superior del torso.

El camionero de la agresión a los ciclistas en Pontevedra: "Colgouse do espello e deume un puñetazo" FDV

La versión del camionero

El camionero implicado en el incidente aportaba su propia versión de los hechos en un audio a través de una nota de audio de WhatsApp enviada a sus conocidos y que circuló a través de este servicio de mensajería y las redes sociales. En la grabación se defendía y aseguraba que fue uno de los ciclistas el que comenzó la pelea y que le asestó un puñetazo a la vez que le llamaba "hijo de puta". Ese fue, en sus palabras, el detonante de lo que posteriormente plasma el vídeo.

En el audio, de dos minutos de duración, comienza diciendo que no tiene enemigos: "No creo que tenga enemigos. Yo no me considero enemigo de nadie". En él narra los hechos desde su versión, la que no había sido publicada en los medios, que sí lograron hablar con los ciclistas el día anterior. "Oí comentarios de todas las maneras y cada uno cuenta lo que le da la gana. Yo voy a contar mi versión por si a alguien le importa", anuncia. "Los hechos no sucedieron como cuentan", añade.