El Juzgado de Instrucción número 5 de Pontevedra, con competencias en Familia, acaba de dar luz verde al procedimiento para declarar fallecida a Sonia Iglesias, la pontevedresa desaparecida en agosto de 2010. El expediente se ha iniciado a instancias de la familia, en concreto de su único hijo que ya ha alcanzado la mayoría de edad. La solicitud se presentó hace 15 días, según han confirmado a FARO el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y fuentes judiciales en la ciudad.

El pasado 18 de agosto se cumplieron 10 años de la última vez que se vio con vida a la pontevedresa. Desde entonces nada se ha vuelto a saber de su paradero a pesar de las pesquisas que mantuvieron el caso abierto hasta este mismo año: el pasado enero se registró un pozo de Marcón en busca de restos de la desaparecida. Sin embargo, estas indagaciones no aportaron ningún indicio que pudiese dar esperanza a la familia.

El pasado mes de septiembre falleció Julio Araújo, pareja de Sonia en el momento de su desaparición y sobre el que planearon las sospechas. Murió a los 62 años de cárcel del pulmón. A pesar de que siempre estuvo en el punto de mira de los agentes y la familia Iglesias, Araújo nunca llegó a ser procesado. Durante 10 años esquivó las acusaciones y a los medios de comunicación cada vez que se practicaban nuevas actuaciones.

  • CRÍMENES MISTERIOSOS: SONIA IGLESIAS

    La madre que nunca abandonaría a su hijo