Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas que entran en concurso crecen un 20% hasta junio tras dos años de descenso

Nexia o Celso Míguez son dos de las que han iniciado su expediente ante los juzgados de lo Mercantil en la última semana. Se espera un aumento de los casos en los próximos meses por la crisis causada por el COVID

Las instalaciones de Nexia en Marcón, precintadaspor la Policía en los últimos días.

Las instalaciones de Nexia en Marcón, precintadaspor la Policía en los últimos días. Rafa Vázquez

La semana pasada comenzaba con la noticia de la entrada en concurso de acreedores de dos empresas que en su día fueron referente en la comarca, Celso Míguez y la constructora Nexia. Sus casos son solo dos entre la media de 90 empresas que pasan a estar administradas bajo la tutela del juzgado de lo Mercantil para intentar salvar su situación ahogadas por las deudas.

No muchas consiguen salir adelante tras este proceso, el pasado año, cuando se presentaron 90 consursos en el juzgado de lo Mercantil, se tramitaron solo 12 por la vía de convenio mientras que 40 empresas acabaron en liquidación.

¿Y como va este año atípico del COVID-19? Las estadísticas del tercer trimestre serán fundamentales para saber cómo empezar a valorar el impacto que tendrá la crisis generada por la pandemia. Por ahora están disponibles los datos de los dos primeros trimestres, en los que habrá que tener en cuenta también el parón causado por el primer confinamiento entre mediados de marzo y junio. Aún así, las cifras indican que los concursos están subiendo este año tras dos años de descenso.

A la hora de hablar de procesos concursales es necesario diferenciar entre los concursos de acreedores de empresas y los que afectan a personas naturales que no son empresarios. Los primeros son los tramitados por los juzgados de lo Mercantil (en la provincia hay tres, dos en Pontevedra y uno en Vigo), mientras que los segundos son competencia de los juzgados de primera instancia de instrucción y los datos indican que cada vez es una solución más habitual para las familias que no son capaces de afrontar las deudas contraídas.

En cuanto a los concursos en los juzgados de lo Mercantil, los datos del Consejo General del Poder Judicial indican que en el primer semestre del año se presentaron solicitudes de concurso para 52 empresas. Es casi un 20% más que en el mismo periodo del pasado año cuando el número fue de 43. También es una cifra más elevada que en 2018, con 49. Desde 2017 el número de concursos había ido descendiendo hasta este año, en el que vuelven a subir.

Con todo, esta primera mitad de 2020 está todavía muy lejos de los peores años de la anterior crisis económica. Por ejemplo, en 2013 solo a mitad de año los juzgados de Pontevedra ya habían incoado 131 expedientes de empresas en dificultades económicas.

Al inicio de la anterior crisis, en 2008, la cifra de concursos presentados en el primes semestre era solode 64, por lo que habrá que esperar a ver en los próximos años si la evolución es similar a la anterior recesión, cuando las peores cifras llegaron tres o cuatro años después. En cualquier caso, se espera un incremento de las solicitudes de concurso para los próximos trimestres.

En lo que respecta a las personas naturales, el concurso de acreedores es una fórmula cada vez más utilizada, según las estadísticas. En la primera mitad de 2016 tan solo habían recurrido a esta vía un total de seis personas, un año después esta cifra era ya de 11, en 2018 de 17 y en el primer semestre de 2019 la cifra ascendía ya a un total de 31. Hasta junio de este mismo ya habían recurrido a esta fórmula medio centenar de personas en la provincia que se han visto incapaces de asumir las deudas y los créditos que tenían.

Segunda oportunidad

Esta es una época en la que la financiación es una de las vías para superar situaciones de falta de actividad por el parón del coronavirus, también se espera que en los próximos meses se incremente el número de personas naturales que optan por el concurso de acreedores. Una fórmula que, tras la llamada “ley de segunda oportunidad”, establece fórmulas para intentar salvar esta situación de sobreendeudamiento en una familia.

Las consultas en los despachos de especialistas en Derecho Mercantil sobre esta cuestión ya se están incrementando actualmente.

Los acreedores de Nexia afrontan el proceso con poca esperanza de cobrar la deuda

A primeros de este mismo año comenzó la crisis en la empresa constructora Nexia que incluso dejó sin ejecutar algunas de las actuaciones de obra pública que tenía adjudicadas en la provincia. La semana pasada, el BOE publicaba la entrada en concurso de esta empresa en la que, según la plataforma de afectados, cuenta con cientos de acreedores por toda Galicia. Algunos de los afectados expresaban ayer su poca esperanza en poder recuperar las cantidades adeudadas por Nexia, de la que además vienen denunciando desde hace tiempo un proceso de “desmantelamiento” de los bienes de la compañía. En algunos casos incluso denuncian la retirada de bienes como maquinaria y áridos de las instalaciones. De hecho, sobre esta empresa no solo está abierto un proceso judicial en el ámbito mercantil, sino que también hay un proceso penal por diversos ilícitos y que ha llevado al juzgado de instrucción a ordenar el precinto de estas instalaciones. Un precinto que no se llevó a cabo hasta la semana pasada a pesar de las denuncias de los afectados sobre el desmantelamiento de las instalaciones. La quiebra de Nexia tuvo también su coste en cuanto a puestos de trabajos. Más de sesenta operarios se quedaron en el paro a principios de año, en febrero, cuando la Inspección de Trabajo ordenó a la Seguridad Social que los diese de baja tras constatar el cese real de la actividad en la empresa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats