Lenta y casi imperceptible mejoría en los datos de casos activos por COVID-19 en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. El total de pacientes diagnosticados que actualmente están pasando la enfermedad en la comarca asciende a 1.200, lo que supone 14 menos que ayer. Esta cifra se alcanza después de restar a los 66 pacientes a los que se les dio el alta en el día de ayer, los 52 nuevos contagios fueron detectados en el área a través de la realización de un total de 724 PCR.

En las últimas 24 horas se registraron 52 positivos nuevos

Se trata de un número de nuevos contagios prácticamente similar al de la jornada anterior (51). Lo que sube ligeramente es la presión hospitalaria. El número de pacientes ingresados por COVID pasa de los 53 de ayer a los 55 de hoy (46 en el CHOP, 4 en el QuirónSalud Miguel Domínguez) y 5 en O Salnés.  Se mantiene el número de pacientes ingresados en la UCI de Montecelo, con un total de 7.

Hasta el momento han fallecido en el área sanitaria un total de 51 personas diagnosticadsa con COVID. El último de ellos un varón de 70 años que presentaba patologías previas y estaba ingresado en Montecelo.

Precisamente, en la comparecencia del conselleiro de Sanidade, Julio Comesaña, tras la reunión del Subcomité Clínico que asesora a la Xunta respecto a la pandemia, se advirtió de que los datos en la ciudad del Lérez no evolucionan "adecuadamente" o al menos no "como nos gustaría", contrastando con la mejoría que sí es mucho más perceptible en ciudades como Santiago, Ourense o A Coruña. Algo que "preocupa" a Sanidade a pesar de "cierta tendencia al descenso" que se registra en la ciudad. Estos datos alejan a la ciudad de una posible relajación de las estrictas medidas de cierre perimetral y de la hostelería que están en vigor actualmente a pesar de un panorama "estable" en cuanto a la aparición de nuevos casos.