Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JOSHUA MATEO nn | Hijo de la activista Sesé Mateo, asesinada por su expareja

“La palabra víctima nos pone en un lugar de indefensión: somos supervivientes”

“Cuando asesinan dejan detrás a muchísimas personas... Quedas destrozado”

Joshua Mateo ante los artículos de prensa sobre su madre en la charla que dio en A Xunqueira.

Joshua Mateo ante los artículos de prensa sobre su madre en la charla que dio en A Xunqueira. Gustavo Santos

Un irlandés escribió que la vida no va de encontrarse a sí mismo, sino de crearse a sí mismo. Lo hacemos con las cotidianeidades y a veces con profundas heridas que nos hacen ver que (nosotros sí) todavía seguimos aquí. Para cuando pudo recuperarse mínimamente del asesinato de su madre, Joshua Mateo se observó y “me di cuenta de que por dentro yo, yo mismo, también era un machista”, explica con transparencia, “y he decidido cambiar; ni voy a ser un machista ni voy a arrastrar el estigma de huérfano”.

–Imparte los talleres de Igualdad que celebra hoy el CIFP A Xunqueira ¿qué aborda en ellos?

–Intentamos con este tipo de eventos visualizar todo tipo de violencias de género y no solo la propia violencia hacia la mujer, sino visibilizar también los huérfanos, a la familia del asesino… todas esas personas relacionadas con la violencia de género y que desgraciadamente también son víctimas.

–Insiste en que nos olvidamos de que esta violencia genera muchas más víctimas que las que son asesinadas o resultan heridas…

–Cuando las asesinan dejan detrás a muchísimas personas dependientes de ellas o con una relación muy estrecha y tras su muerte quedan... quedas destrozado, como se puede ver. Un asesinato en una familia puede separarla mucho más que cualquier otra cosa posible, que cualquier problema.

–No le gusta que emplee la palabra víctimas para ustedes, los que han sobrevivido

–Efectivamente, usar la palabra víctima es ponerte en un lugar de tensión, de indefensión, de dependencia. Utilizando esas palabras se nos revictimiza, se nos pone en un papel en el que parece que no tenemos fuerza, ganas de luchar o no sabemos lo que queremos, un papel pasivo. Así que la mejor forma es llamarles supervivientes, porque al fin y al cabo todos nosotros somos supervivientes de esas violencias. En mi caso por ejemplo también podrían haber asesinado a mi hermano menor o a mi me hubiese podido llevar por delante.

–El asesinato de su madre fue un suceso reciente

–De hace unos 4 años. El machista además de asesinar a nuestra madre provocó una explosión dentro de la casa, volando todo por los aires.

–¿Se lo explica? ¿Qué edad tenía usted en ese momento?

–Veinticinco años, ahora tengo 29. Y no, no me lo explico, supongo que estará sustentado en esta sociedad patriarcal, en los machismos con los que convivimos cada día, en esas frases que leemos en los medios de comunicación, eso de que “mató por amor”, las disculpas de que era muy buen padre, de que llevaba a su hijo a todas las actividades y le compraba de todo… Y en el extremo contrario, a la mujer se la victimiza diciendo que cómo es que no actuó, que si pudo hacer algo, cómo no fue capaz de salir antes de esa relación, o que empezó otra relación y la mataron “por celos”. Pues no, una mujer no es propiedad de nadie.

–¿Cómo era su madre?

–¡Qué puedo decir de mi madre! Era una mujer luchadora, adelantada a su tiempo, no dejaba que ninguna persona le levantase la voz, ella llevaba la igualdad y la equidad a otro punto. Desgraciadamente, y éste es un mensaje que me gusta transmitir, por muy empoderada que estés, por muy luchadora que seas y por muy claras que tengas las cosas un machista puede venir y llevarte por delante. Es lo que le sucedió a mi madre.

–¿Desoímos con frecuencia que la violencia no depende de uno mismo, sino del agresor?

–Y ni siquiera por la ley estás cubierto, a ti te cogen, te violan en la calle y como no tienes una relación sentimental con el agresor no es violencia de género, sería un delito más. Ni siquiera las propias leyes cubren todos estos casos importantes.

–Está cursando el Ciclo Superior de Promoción de Igualdade de Xénero ¿por qué abandonó su trabajo como informático?

–Me dedicaba a la informática, sí; pero, claro, cuando te pasa algo así en la vida… Muchas veces no te das cuenta, ni valoras, lo que tenías en este momento. Me ha servido para pensar, cambiar, darme cuenta de que tengo muchos machismos, que los llevo conmigo hacia la sociedad y hacia muchos aspectos de mi vida. Y he decidido cambiar, salir de la zona de confort e ir más allá. Así que voy dando charlas en muchos institutos, centros e instituciones. Y creo que esta lucha es importante, por eso me matriculé en el ciclo superior, y también para quitarme el estigma de huérfano y volverme un técnico en Igualdad.

41 cruces para recordar que “esta pandemia continúa”

“Esta pandemia que es la violencia machista continúa”, recuerdan las alumnas del Ciclo Superior de Promoción de Igualdade de Xénero del CIFP A Xunqueira, que con la ayuda de sus compañeros del Ciclo de Deseño e Amoblamiento, pusieron en marcha ayer una instalación en memoria de las mujeres víctimas de violencia machista. Sobre la valla del centro, colgaron cruces con los nombres y las edades de las 41 asesinadas en este 2020. Otros estudiantes del centro capitalino colaboraron con pancartas en una jornada en la que también se leyó un manifiesto y en la que Joshua Mateo impartió distintas charlas. También se llevó a cabo una lectura continuada del poemario póstumo “No Camiño do vento” de Sesé Mateo, en un programa en el que los alumnos dejaron claro que “nosotros no queremos ser cómplices en esta pandemia que es la violencia de género, e por eso trabajaremos desde el ámbito personal y profesional como técnicas en Igualdad de Género para rerradicarla, lucharremos activamente en la prevención y coeducación”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats