Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La segunda ola del Covid mantiene la presión hospitalaria pero multiplica por tres los casos

Hay 1.242 enfermos en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, frente a los 400 de media del mes de abril | Desde el inicio de las restricciones especiales se registraron 1.020 contagios | Son 59 los ingresados, 6 en la UCI

Ambiente animado ayer por las calles del centro de Pontevedra.   | // GUSTAVO SANTOS

Ambiente animado ayer por las calles del centro de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

La mesa en la que se recogieron ayer las firmas. | // G.SANTOS

Con fuerza y antes de lo esperado llegó la segunda ola de la pandemia del Covid al área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, que cuenta actualmente con 1.242 casos activos. Son tres veces más que los que registraba en el mes de abril, en pleno pico de la enfermedad, cuando la media de enfermos coincidentes y conocidos era de unos 400.

Y es que la gran diferencia ahora son los casos nuevos que se suman cada día, al pasar de una media de 30 que se detectaban en abril a los 70 de media que lleva el mes de noviembre. Ha habido incluso días con cifras mucho mayores, ayer mismo, por ejemplo, 84 positivos más. El número más elevado se registró el pasado miércoles, con 92 enfermos nuevos.

Esto puede explicarse tanto porque hay un elevado nivel de contagios como porque ahora se realizan más pruebas PCR. Han sido 83.433 hasta el momento en el área sanitaria, 1.029 el pasado viernes.

En cuanto a la presión hospitalaria, es más o menos similar. En abril se llegó a registrar un máximo de 116 personas ingresadas, pero la media en diferentes días de ese mes se movía entre los 60 y 90 casos, como ocurre ahora.

De hecho, la cifra facilitada ayer por el Sergas es una de las más bajas de las últimas semanas, con 59 hospitalizados. La gran mayoría, 53, están en planta (46 en Montecelo, cuatro en el Hospital do Salnés y otros tres en el QuirónSalud Miguel Domínguez). En cuanto a los seis restantes, necesitan de UCI por la gravedad de la enfermedad.

A peor pese a las medidas

La gran mayoría de los municipios del área están sujetos a restricciones especiales por parte de la Xunta de Galicia. Y lo estarán al menos hasta el próximo 4 de diciembre, cuando el comité clínico de expertos revisará la situación de la pandemia y si realmente esas medidas han surtido efecto.

Por el momento, los resultados no son muy halagüeños. Desde el 7 de noviembre, cuando se decretó el cierre perimetral en dos grandes áreas en Pontevedra y O salnés, se han detectado 1.020 contagios, así como 13 fallecidos más, que hacen que la cifra acumulada de muertos desde el mes de marzo se eleve a 47 personas.

La cuestión es que como se han producido también numerosas altas, ya que la mayoría de los casos no revisten gravedad, la cifra de casos activos es muy similar y se ha movido en ese período de tiempo entre los 1.200 y los 1.260.

El área sanitaria ocupa el cuarto lugar en Galicia en cuanto a positividad en la última semana. Es de algo más de un 8 por ciento del total de PCR realizadas. Son tres puntos más que la máxima recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que no debe exceder el 5 por ciento.

Las áreas de Vigo, Lugo y A Coruña, por ese orden, son las que cuentan con porcentajes de positividad mayores. La media de Galicia es de un 7,48 por ciento.

Por otro lado, Pontevedra y O Salnés presentan uno de los porcentajes más bajos de hospitalización, con un 4,75 por ciento. La media gallega en este sentido es de un 5,95.

Según el Sergas, en la comunidad autónoma hay 8.978 casos activos de Covid, de los cuales 438 están hospitalizados en planta y 96 en unidades de cuidados intensivos.

Recogida de firmas de autónomos afectados

La Plataforma de Afectados por el Covid, PAC, inició ayer una recogida de firmas en el centro de Pontevedra en la que pidió, entre otras cuestiones, la devolución de tasas al Concello, la tramitación de un ERTE claro al gobierno central y ayudas con continuidad a la Xunta de Galicia. Recuerdan que lo están pasando realmente mal desde que se declaró la pandemia en el mes de marzo y que muchos de los autónomos ya han sufrido varios cierres de sus negocios, como es el caso de la hostelería. La plataforma está detrás de las caceroladas organizadas desde hace semanas en la ciudad, iniciativa a la que se han unido autónomos de municipios vecinos como Poio o Marín. Lo hacen para no caer en el olvido, para que se les escuche y se entienda que “no se pueden exigir impuestos si prohíbes tener ingresos”, tal y como rezaba la pancarta que ayer exhibieron en la mesa de recogida de firmas en la Praza de A Peregrina.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats