Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DESDE MI ATALAYA

Recordando a Laureano Mayán

El pasado día 13 se celebró el “Dia de la Librería”, y el domingo 15, se cumplió el séptimo aniversario del fallecimiento de un marinense ilustre, que, en sus últimos años, se dedicó a escribir sobre “su Marín del alma”, con tanto entusiasmo, que en solo siete años escribió seis libros sobre nuestra villa. Por eso pensamos que este “Día de la Librería” algo tiene que ver con él, pues con su fallecimiento, se quedó sin uno de los escritores más prolíferos. Nos referimos a Laureano Mayan Taboada, que, aunque había nacido en Noya, de recién nacido llegó a nuestra villa, a la que amó y de la cual formaba parte por derecho propio, como un marinense más.

Laureano Mayan, fue una persona amable, educado, atento y generoso, que se involucró totalmente en nuestra sociedad, y además polifacético, pues a lo largo de su vida, hizo de todo. De joven se dedicó a practicar el futbol, concretamente de portero, y defendió la portería del Marín FC, y del Pontevedra, entre otros, con notable éxito, siendo uno de los mejores porteros de su categoría. Mas tarde, hizo sus pinitos, como aficionado, en la canción, consiguiendo la “cigala de plata”, en aquel conocido “Concurso de la Canción de Marín” que tanto éxito tuvo, y después, como escritor, demostró unos dotes excepcionales para plasmar sobre el papel la transformación de nuestra villa a lo largo de los tiempos, su fisonomía, sus gentes y sus imágenes, para llevar a todos los marinense un trozo de nuestra historia. Y lo hizo con pasión y avidez, para que nada le quedase atrás.

También le quedó tiempo, aparte de formar una familia y velar por ella, de dedicarse a la defensa y conservación de la isla de Ons, formando parte de la asociación: “Cultural-Gastronómica “PineirÖns”, que publicaba una revista muy interesante “AUNIOS”, de la que fue su director, de muy grato recuerdo.

Por eso y mucho más, desde este mismo comentario solicitamos el nombramiento de “Hijo adoptivo”, y hoy, cinco años después, con nuestro recuerdo emocionado volvemos a solicitar, porque Laureano Mayan, se lo merece.

Porque allá donde esté, seguro entre los mejores, seguirá contando las maravillas de su villa marinera y su ría. Un marinense amante de su villa y que disfrutaba con recordar su historia haciendo disfrutar a los demás.

Compartir el artículo

stats