Dos acusados llegaban ayer a juicio a la Audiencia Provincial de Pontevedra con una petición de pena por parte de la Fiscalía de siete y ocho años de prisión respectivamente por tráfico de heroína y han salido del Palacio de Justicia de Pontevedra uno de ellos libre todos los cargos y el segundo con una condena de apenas dos años de cárcel que probablemente será suspendida.

Se trata de C. M. G. y G. P. L., dos personas que fueron sorprendidas por los agentes del Grupo de Tráfico Medio de Estupefacientes de la Comisaría de Pontevedra en el interior de una vivienda ubicada en Baión, Vilanova, en la que se encontró un laboratorio para la adulteración de heroína.

La diligencia de conformidad suscrita por ambos acusados y sus defensas, así como por el ministerio Fiscal, establece que no cabe interponer pena de prisión alguna contra G. P. L., al confesar su compañero de banquillo, C. M. G., que este hombre “era ajeno a los útiles y sustancias”halladas en dicho laboratorio, así como a la actividad de tráfico de drogas, habiendo reconocido además C. M. G. su “exclusiva responsabilidad” en estos hechos.

Así, C. M. G. asume por lo tanto de manera única la responsabilidad sobre el laboratorio detectado en la vivienda. Un inmueble en el que la Policía Nacional encontró heroína, hachís, 26 kilos de sustancia de corte, una prensa, básculas, mascarillas, una envasadora industrial al vacío, barreños, cinta de embalar y otros muchos efectos para la elaboración o fabricación de heroína y su distribución pública. Aunque en el escrito se señalaba inicialmente que la heroína intervenida era una cantidad de 1,2 kilos con una pureza de entre un 13 y un 21%, en el escrito de conformidad se destaca que la droga incautada, teniendo en cuenta su pureza, no rebasaría los 300 gramos. Estaría valorada en unos 28.000 euros. Además, también se localizó oculta en un lavavajillas una pistola con su correspondiente munición y un silenciador de fabricación casera.

Así, mientras que G. P. L. (para quien la Fiscalía pedía inicialmente siete años de cárcel) resultará absuelto, el segundo acusado, C. M. G., asume toda la responsabilidad aunque también con una importante reducción de la pena. De los ocho años y medio que se solicitaban inicialmente por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas, se pasa finalmente a un total de dos años de cárcel por los dos delitos. La defensa solicitó la suspensión de la condena, algo a lo que no se opone la Fiscalía, condicionada esta suspensión a que no vuelva a delinquir en el plazo de dos años.

Esta reducción de condena para C. M. G. es posible gracias a la retirada por parte del Ministerio Público del agravante de notoria importancia en cuanto a la heroína aprehendida (se establece que reducida a pureza no son más de 300 gramos), así como a la aplicación de las atenuantes de dilaciones indebidas (se trata de un caso de 2015 que estuvo parado sin justificación alguna hasta 2019) así como a su confesión ayer mismo en este acto de conformidad que se llevó a cabo en los despachos de la Audiencia de Pontevedra.