El grupo ecologista APDR exige que se elimine el impacto del emisario en las aguas de la ría de Pontevedra y en el entorno de la isla de Tambo.

El pasado día 12, y mediante videoconferencia, tuvo lugar un nuevo encuentro de la Comisión de Seguimiento de la Isla de Tambo. En ella, el Concello de Poio compartió las nuevas gestiones llevadas adelante para conseguir la titularidad de la Isla de Tambo, tan ansiada por los vecinos de la comarca.

Para la APDR, “asumir la titularidad de la isla supone una responsabilidad en cuanto conseguir una correcta protección y conservación dado el estado actual de abandono”.

Por esta razón, resalta el colectivo, una de las líneas de actuación acordada en un anterior encuentro, fue la de evaluar la contaminación que sufre la isla por el emisario que transporta hasta sus cercanías los vertidos procedentes de la EDAR de Placeres y de la empresa Ence, un impacto que la propia Xunta reconoció al diseñar el nuevo plan de saneamiento de la Ría.

Entienden demostrada “la fuerte afectación en la zona (aguas de baño y cultivos marinos) y sobre el borde litoral de la isla de Tambo”.