Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta amplía el cierre a ocho concellos y bloquea la movilidad de casi 150.000 vecinos

Vilaboa, Cerdedo-Cotobade, Barro, Ponte Caldelas y Campo Lameiro se suman mañana al área de restricciones de Pontevedra, Marín y Poio. La hostelería lamenta la “improvisación” y que se siga “criminalizando” al sector

9

Terrazas vacías en Pontevedra en los días previos al cierre de la hostelería Gustavo Santos

Durante el próximo mes más de 147.000 vecinos de la comarca verán restringida su movilidad. A los municipios de Pontevedra, Marín y Poio, ya afectados por el cierre perimetral desde el pasado viernes, se sumarán en las próximas horas Vilaboa, Cerdedo-Cotobade, Barro, Ponte Caldelas y Campo Lameiro, cuyos residentes no podrán salir de este perímetro sin una causa justificada, como las relativas a cuestiones laborales.

Tras el pico de infecciones (el área sanitaria superó esta semana la barrera psicológica de los 1.000 casos activos), el aplazamiento de las operaciones “no urgentes” y el incremento de la presión hospitalaria, el comité clínico y el Ejecutivo gallego han decidido endurecer las limitaciones.

Quedan fuera del área de restricciones anunciada ayer por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, Sanxenxo (a modo de isla entre las comarcas de Pontevedra y Arousa y donde se podrá mantener, por ejemplo, la actividad de las cafeterías y terrazas) y los muninicipios del Umia, Caldas, Moraña, Cuntis, Portas y A Lama. En estos concellos se mantienen exclusivamente las medidas sanitarias acordadas para el conjunto de Galicia, a la cabeza el toque de queda entre las 23 y las 6 horas y las limitaciones de reuniones a 6 personas.

Las nuevas restricciones se harán efectivas a las 00.00 horas del sábado y afectan muy especialmente a la hostelería, cerrada salvo para recoger la comida en el local y el servicio a domicilio. El presidente de la Federación Provincial de Hostelería, César Ballesteros, incide en que el sector “está ahogado” y la situación es “límite”, mientras las administraciones “miran para otro lado”.

Elena Vitoria, de la asociación Hosteleros Empresarios de Pontevedra (Hoempo) prefirió retrasar la valoración de las medidas anunciadas por el presidente de la Xunta “hasta conocer cuales son las ayudas que acompañan al cierre. Si el cierre es como fue el ocio nocturno, sin ningún respaldo, nuestra valoración será por supuesto muy negativa, pero si es con apoyos, como se hizo en Alemania, bienvenido sea”.

A falta de conocer las ayudas, los hosteleros lamentan la improvisación, que consideran “inadmisible como sociedad”. Elena Vitoria incide en que “la improvisación era comprensible en marzo, pero no a estas alturas, algo se está haciendo profundamente mal”.

32

Sonora cacerolada de la hostelería contra las restricciones que ahogan al sector Gustavo Santos

En un comunicado los hosteleros inciden en que “de nuestros impuestos pagamos a un comité de expertos que toman decisiones difíciles de entender. En este caso es incomprensible que anuncien un cierre, pero que no anuncien medidas hasta mañana (por hoy), dejándonos (de nuevo) en un limbo de indefensión. La tristemente fallecida lógica, diría que habría que haber anunciado todo junto”.

Hoempo añade en su comunicado que es “increíblemente incoherente que no pueda acudir a tomar un café o a comer, pero sí que pueda ir a un centro comercial, a un partido de fútbol, o a misa. El argumento de “la hostelería no contagia, es el virus”, pero te cierro, y dejo lo demás abierto, es contradictorio a un nivel imposible de comparar. Hay una máxima militar que dice: orden y contraorden igual a desorden”.

Elena Vitoria recuerda el informe del Ministerio de Sanidad que dictamina que la hostelería no ha sido el principal foco de contagio en esta segunda ola, para criticar que “aún reconociendo que no somos responsables, las administraciones nos criminalizan”. También incide en este aspecto la declaración conjunta de los hosteleros, en la que se señala que el cierre “vuelve a hacer objeto de criminalización al sector. Se están creando dos Galicias, dos sociedades, y las están enfrentando: los que reciben su sueldo a primeros de mes, hagan el trabajo que hagan, y los que tienen que poner de sus ahorros, y endeudarse para no cerrar sus negocios, e incluso llegar ver peligrar su plato de comida”.

EL ÁREA SANITARIA RONDA LOS 1.100 CASOS ACTIVOS, CON 77 INGRESADOS



En el área sanitaria de Pontevedra permanecen en estos momentos activos un total de 1.097 casos, 77 de los cuales reciben atención médica en tres hospitales. En concreto, hay 72 pacientes ingresados en planta, 54 en el Complexo Hospitalario de Pontevedra, 3 en el QuirónSalud y 15 en el Hospital do Salnés. A mayores, cinco enfermos están especialmente graves y son atendidos en la unidad de Cuidados Críticos del Hospital Montecelo. Los restantes 1.020 casos evolucionan en sus respectivos domicilios bajo la supervisión desus médicos de Atención Primaria. Por lo que respecta a las PCR, en el último día el Sergas refiere que se han realizado un total de 856, que se suman a las 68.011 realizadas desde el arranque de la pandemia en el áreea sanitaria. Por otro lado, en la zona de Pontevedra-O Salnés se han curado hasta el momento 2.601 pacientes (cuarenta recibieron el alta en las últimas 24 horas) y han fallecido a causa del virus un total de 33 personas.

Compartir el artículo

stats