Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal mantiene penas que suman 30 años por el alijo de cocaína que un polizón debía arrojar a la ría

Pide 13 años y medio para el vecino de Valga al que acusa de coordinar la recepción de la droga, el único que niega los hechos

Los tres acusados, de pie, durante el juicio que ayer finalizó en Pontevedra. |   // POOL MÓNICA PATXOT

Los tres acusados, de pie, durante el juicio que ayer finalizó en Pontevedra. | // POOL MÓNICA PATXOT

El juicio contra los tres acusados de intentar introducir un alijo de 52 kilos de cocaína en un buque mercante que tenía como destino Marín en mayo de 2017 ha quedado visto para sentencia con mínimas reducciones en las peticiones de condena que realiza la Fiscalía Antidroga de Pontevedra contra dos de ellos que reconocieron los hechos. Se trata del polizón colombiano que viajaba oculto en un mercante, Harbey C. P., y que debería arrojar la droga al mar (fue descubierto y detenido por la tripulación) y del vecino de Sanxenxo, Rubén P. R., que salió con una chalana de pesca a la entrada de la ría para recoger la mercancía que el primero debía lanzar al mar en las coordenadas previamente convenidas.

Para el primero, quien se situaba sin duda en “el último escalón” de la organización criminal –a juicio del fiscal antidroga Pablo Varela,–, el Ministerio Público pasa a solicitar una pena de 8 años de cárcel, frente a los 10 que reclamaba inicialmente. Para Rubén P. R., la petición de condena pasa a ser ahora de 9 años de prisión.

Reducciones mínimas al entender la Fiscalía que el reconocimiento de los hechos que realizaron ante el tribunal no encaja dentro de la atenuante de confesión, como piden las defensas, dado que poco o nada más aportaron a la causa de lo que ya había demostrado la investigación.

Además, ninguno de ellos aportó tampoco dato alguno que permitiera demostrar la participación en los hechos del tercer acusado, Leonardo C. C., vecino de Valga, de quien el fiscal considera que era el coordinador del alijo. Para él mantiene la petición de pena más elevada, de 13 años y seis meses de prisión.

Considera probada la participación de Leonardo C. C. en esta operación de introducción de droga. Asegura que era él la persona que mantenía contacto telefónico con el polizón a bordo del buque que viajaba hacia Marín y explica que en su domicilio se halló documentación en las que estaban anotadas exactamente las mismas coordenadas que señalaban un punto en medio de la ría en las que el polizón debía arrojar la droga al mar. Su abogado, no obstante, pide la libre absolución.

Los letrados de los otros dos acusados piden una condena de cuatro años en el caso de Harbey C. P. y de cinco años en el de Rubén P. R.

Compartir el artículo

stats