La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, visitó ayer acompañada de los alcaldes de Portas, Caldas y del concejal de Turismo de Vilagarcía, el tramo de la Vía Verde que le correspondía a la Xunta. Las obras de esta segunda y última fase (la primera la acometieron la Diputación y los concellos) ya están terminadas y por tanto la ciudadanía ya puede disfrutar de todo el trayecto de este sendero ferroviario, el primero íntegramente gallego.

Vázquez señaló que la inversión de la Xunta en la Vía Verde ascendió a 199.966,19 euros y que el eje central de los trabajos consistieron en el acondicionamiento integral del puente de hierro entre Caldas y Portas, el cual cruza el río Umia. Se retiraron los elementos de la antigua vía y se construyó una estructura nueva sobre la que se colocó tarima de madera.