DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidade baraja limitar los contactos sociales solo a convivientes en las nuevas restricciones en la ciudad

El conselleiro confiesa su preocupación por la “tendencia al crecimiento” de los contagios en Pontevedra. Las medidas se anunciarán hoy tras la reunión del comité clínico | En el área sanitaria ya hay 838 casos activos

Una patrulla de la Policía Nacional en el centro de Pontevedra.

Una patrulla de la Policía Nacional en el centro de Pontevedra. G. Santos

Pontevedra se prepara para nuevas restricciones debido a la expansión de la pandemia del coronavirus entre su población. Entre las que estudia Sanidade para el municipio, y que se conocerán hoy, destaca la de limitar los contactos sociales exclusivamente a las personas convivientes.

El concello, el más castigado actualmente por la enfermedad, cuenta con 329 casos activos, 24 más que el día anterior, mientras que el conjunto del área sanitaria ya suma 838, por lo que son 60 más que el pasado miércoles.

Este imparable ascenso aboca a aplicar nuevas medidas entre la población, tal y como anunció ayer el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, que celebró su segunda ronda de reuniones con los regidores de los municipios que más preocupan en la evolución de la pandemia, entre ellos Pontevedra, a los que avanzó la posibilidad de que, teniendo en cuenta los datos, se anuncie hoy “alguna restricción adicional”.

Durante el encuentro con el regidor de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, el conselleiro le trasladó su “preocupación” por “la evolución de los positivos” y por el incremento que se mantiene en esta ciudad.

García Comesaña indicó que se tomo la decisión de no implantar medidas nuevas al inicio de semana dado que “estaba recién puesta la medida de restricción de la movilidad nocturna” y hacía solo una semana de la limitación de reuniones a cinco personas en toda Galicia.

“Pero, lo cierto es que, a pesar de esas medidas, vemos que la tendencia sigue en crecimiento, con lo cual, anticipamos la posibilidad de que en la reunión del comité clínico de mañana (por hoy) se proponga algún tipo de restricción adicional”, dijo.

El conselleiro de Sanidade avanzó que la situación “compleja” de determinados ayuntamientos se analizara “al detalle” en la reunión de hoy viernes entre el comité técnico de expertos de la Xunta y Sanidade y se determinarán las medidas necesarias teniendo en cuenta que se trata de “un momento especialmente delicado”, más este mismo fin de semana con la festividad de Todos los Santos.

En caso de que finalmente se acuerde, a partir de mañana sábado no se podrá quedar en todo el término municipal a nivel social con más personas que aquellas con las que se convive físicamente. Se mantendrá con normalidad la asistencia al trabajo, al colegio, la Universidad o al médico, entre otras formalidades.

Será una situación similar a la que ha vivido la capital gallega, Santiago de Compostela, desde el jueves de la semana pasada.

El propio Lores reconocía ayer, antes de su reunión con el conselleiro, en un desayuno informativo con la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, que “la cosa pinta muy mal”, aunque añadía que “no solo en Pontevedra, sino en Galicia, España y todo el mundo”. “Vamos siempre por detrás del bicho en vez de inmobilizarlo”, se lamentó el regidor local.

En este sentido, consideró que “se está reproduciendo lo que se hizo mal en marzo por no confirmar determinadas zonas, desde las que se expande”.

Sobre la posibilidad de nuevas ayudas a pymes y autónomos desde el Concello, recordó que el Ayuntamiento ya tiene en marcha una línea de ayudas de hasta un máximo de 5.000 euros por negocio para mejorar el futuro y la capacidad de gestión de estos negocios

Por su parte, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, también coincidió con el regidor en que el avance y las cifras de la pandemia demuestran que “algo no se está haciendo bien”. La líder de la oposición en Galicia explicó que el Bloque ya advirtió al inicio de la desescalada que había que “reforzar la Atención Primaria”, contratar más rastreadores y realizar “pruebas masivas”, además de “blindar las residencias de mayores” dado que no puede ser que vuelvan a copar el 45% de los fallecidos los residentes en ellas.

Cree que la Xunta debe actuar antes de que el problema esté dentro de las residencias de manera preventiva por lo que le pidió “tomar el control” de estas instalaciones en Galicia. También cargó contra la “falsa dicotomía” que está planteando el PP en Galicia y en España entre “salud y economía” al entender que sin la primera no se puede recuperar la segunda.

Empeoramiento sobre el mapa: seis concellos del área en el nivel rojo de alerta y 112 casos en centros educativos

Un simple vistazo al mapa del “semáforo” de la Covid que la Xunta actualiza cada día en su página web coronavirus.sergas.gal basta para comprobar que la situación de la pandemia en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés no evoluciona bien. Por supuesto, las cifras de casos y hospitalizados son quienes dibujan ese mapa diariamente. Las transmitidas ayer por la Xunta son de 838 casos activos, de ellos, 112 en centros educativos y no universitarios con siete aulas cerradas. Además, hay 58 personas hospitalizadas, ocho de ellas en la UCI, en las comarcas de Pontevedra y O Salnés. Actualmente, son seis concellos de ésta los que se encuentran en la zona de nivel rojo, el 3, el de máxima alerta: Pontevedra, Marín, Poio, Vilagarcía, Ribadumia y Soutomaior. Hay otros tres en el anterior nivel, el 2, el naranja: Cuntis, Cerdedo-Cotobade y Cambados. Por último, en el amarillo, el de menos riesgo, el nivel 1, se encuentran: Sanxenxo, Vilaboa, Caldas y Vilanova. Los ayuntamientos se mueven entre estos tres niveles en función del número de contagios a una semana vista. También hay una clasificación según los últimos 14 días. Los que permanecen en verde son los que mejor situación atraviesan, ya que es el nivel 0. De los 838 casos activos en el área sanitaria, 329 corresponden al municipio de Pontevedra, 57 al de Marín, 55 al de Poio y 18 al de Sanxenxo. Ante el empeoramiento en los últimos días en Marín, la alcaldesa, María Ramallo, mostró su preocupación e incidió en que “la tendencia de los casos activos debe ser una llamada de atención para toda la ciudadanía, que debe extremar las precauciones individuales”. “Tenemos que ser responsables más que nunca”, declaró ayer.

Compartir el artículo

stats