Coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, los jardines de las plazas de España y A Ferrería lucen hoy una imagen otoñal con calabazas, castañas o lápidas que aluden a la festividad de Samaín. La ambientación se prolongará durante una semana y se propone ser el marco perfecto para las fotografías en estas fechas.

En el decorado las plantas con los colores de la bandera LGTBI que hasta ahora adornaban ambos espacios urbanos han dado paso a “los tradicionales calacús, erizos de castaña, lápidas de piedra, telas de araña, pacas de paja, cuervos y otros seres del más allá”, resumen los portavoces municipales.

La nueva decoración vegetal se enmarca enmarca en el proyecto de la Concellería de Desenvolvemento Sostenible e Medio Natural “Xardíns que Falan”, que busca “convertir los espacios verdes de Pontevedra en elementos vivos, dinámicos, temáticos y con mensaje”.

Los últimos trabajos de instalación fueron supervisados en la mañana de este jueves por el teniente de alcalde, Tino Fernández; la concejala de Promoción Económicaey Turismo, Yoya Blanco, y el edil de Benestar Social, Marcos Rey.

“Si la bandera LGTBI ya tuvo muchísimo éxito, con pontevedreses y visitantes sacándose fotografías casi todos los días, el resultado de este decorado es tan pasmoso que va a despertar sin duda las pasiones de los amantes de una fiesta tan nuestra como el Samaín”, subrayó Fernández.

El concejal de Desarrollo Sostible e Medio Natural, Iván Puentes, avanzó en la presentación de esta mañana que “los jardines de la ciudad seguirán ‘expresándose, hablando, en distintas festividades y causas sociales”, proyectando una intervención “más llamativa que la de este año para las conmemoraciones LGTBI”.

“Las calabazas se retirarán la próxima semana”, señaló el concejal, “pero intentaremos que los espacios verdes continúen sorprendiéndonos y fascinándonos con su belleza estética” y también con su “compromiso social y cultural”.