El Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) adjudica dos nuevas parcelas en el polígono residencial de Valdecorvos, solares en los que se construirán 33 nuevas viviendas de protección autonómica.

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, avanzó ayer la previsión del IGVS durante una visita al barrio capitalino, un acto en el que la acompañó la delegada territorial de la Xunta en Pontevedra, Luisa Piñeiro, y en el que destacó que las parcelas adjudicadas suman más de 3.245 metros de superficie

El instituto público adjudica estos solares por un importe de 1,3 millones de euros, ambos a la misma cooperativa, Residencial Prado Novo. En una parcela construirá 17 viviendas y 16 en la segunda.

La titular del departamento autonómico de Vivenda destacó que los nuevos hogares se destinan a familias jóvenes que deseen asentarse en esta zona de Pontevedra, “uno de los barrios más dinámicos y de reciente creación de la ciudad”, señaló, y en el que se construirán “viviendas innovadoras, ecológicas y de reducido consumo energético”.

Con las futuras viviendas se da, indican los portavoces de la Xunta, un nuevo paso en el desarrollo social de esta zona de la ciudad, dado que se sumarán a las más de 180 que actualmente ya están habitadas y la otra decena que se encuentran en construcción. También recuerdan las mismas fuentes que de este modo “se facilita el acceso a un hogar a los vecinos de Pontevedra, es una manera de ayudarlos a independizarse”.

Ángeles Vázquez recordó que esta actuación no es la única medida puesta en marcha por la Xunta en materia de vivienda en la ciudad del Lérez. En este punto incidió en que el pasado lunes dio comienzo el proceso de adjudicación de los pisos que la administración autonómica rehabilitó en Monteporreiro, en el número 44 de la calle Alemania, después de invertir cerca de 200.000 euros. Esta obra permitió obtener un local comercial y 3 nuevas viviendas protegidas.

La responsable de Medio Ambiente recordó que las dos parcelas adjudicadas en Valdecorvos forman parte del concurso público lanzado por la Xunta en diciembre de 2019 que hizo posible que se pusiesen 45.000 metros cuadrados de suelo residencial a disposición de los promotores y cooperativas interesadas en promover viviendas protegidas en las ciudades de A Coruña, Ferrol, Lugo y Pontevedra.