Ence Energía y Celulosa registró unas pérdidas de 41,8 millones de euros en los nueve primeros meses del año, frente a unas ganancias de 27,8 millones en el mismo periodo del ejercicio anterior, lastrado por los bajos precios de la celulosa, que se mantienen en el mínimo de los últimos diez años, informó ayer la compañía.

Las ventas del grupo papelero y de energía se situaron en 526,9 millones de euros hasta septiembre, lo que supone una caída del 10,3% con respecto a los nueve primeros meses de 2019.

En el tercer trimestre del año, las pérdidas netas de la compañía presidida por Ignacio Colmenares ascendieron a 16,5 millones de euros, frente a los casi 3 millones del ejercicio pasado.

Todo ello a pesar de que en celulosa, tanto las ventas como los costes de producción en las biofábricas mejoraron un 7% y un 3%, respectivamente, en los nueve primeros meses del año. A pesar de esta mejora operativa, los resultados han estado marcados por los precios mínimos de la celulosa.