Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Todo el programa está en el aire, estamos parados y sin saber qué hacer”

La entidad suspende el arranque la temporada de conciertos 2020-2021

Gonzalo Martínez. | // GUSTAVO SANTOS

Finalmente la Sociedad Filarmónica anuncia la suspensión del arranque de la temporada 2020-2021, en concreto los tres conciertos programados para el próximo mes de noviembre. La idea era que el 250 aniversario de Beethoven tuviese un especial protagonismo en esta inauguración, que protagonizarían el violinista Massimo Spadano, los pianistas Iván Martín y Federico Bosco, y la violonchelista Beatriz Blanco. “Hoy todo está en el aire”, reconoce el director de la entidad Gonzalo Martínez, si bien confía en poder reprogramar las actuaciones para finales del próximo año.

–Asegura que ha sido una decisión dolorosa

–Lo fue. Y el problema ya no es haber tomado esa decisión de suspender los primeros conciertos, el problema es que estamos viendo que toda la temporada corre peligro.

–El primer problema al que se enfrentan es el aforo

–Ya teníamos mucha preocupación por lo que suponía reunir a tanta gente; somos unos 300 y aunque vayan alrededor de 200 a los conciertos nos preocupaba meter a tanta gente en un recinto cerrado. Era el primer aspecto, pero además el que ya nos hubiese dicho el Teatro Principal que solo admite a 60 personas lo hace inviable, ya no tiene sentido celebrar los conciertos porque no podemos hacer como el Pontevedra C.F. (sonríe) y rifar las entradas a ver a quién le toca. Así es que decidimos dejarlo, ya no podemos hacerlo. Y además está el hecho de que en el tema de la música hay muchos aspectos colaterales, por ejemplo uno de los músicos venía de Suiza, tienen que preparar el viaje, temas sanitarios etc, así que pensamos que lo mejor sería parar todo.

–No parece que las perspectivas mejoren a corto plazo: la sede habitual de la Filarmónica, el Teatro Principal, cerrará en enero ¿Qué programan a estas alturas para el segundo trimestre de la temporada de conciertos?

–Como se cerrará el teatro por obras, habíamos pensado para el segundo trimestre celebrar los conciertos en el auditorio de Afundación. Dispone de 700 plazas y teníamos la esperanza de que se permitiese un aforo del 40% o el 50%, con lo que no tendríamos problemas, porque incluso yendo todos los socios de la Filarmónica, que no es habitual, no ocuparíamos ese aforo. Entonces habíamos reservado a partir de enero de 2021 este auditorio pero, claro, el problema es que el aforo máximo de 60 personas es para cualquier tipo de recinto, un ejemplo fue la Sinfónica de Galicia, que ofreció conciertos en el Coliseum de A Coruña, un recinto para 10.000 personas y solo les permitieron 60. Así es que seguiríamos con las mismas limitaciones para atender a los socios, es nuestra mayor preocupación ahora mismo, que posiblemente tendremos el mismo problema, salvo que las cosas mejoren, y se aumenten los aforos, es la esperanza.

–El horizonte más próximo era la celebración del centenario en 2021. Deduzco que todo el programa también está paralizado

–Claro, teníamos la celebración del centenario. Para marzo ya teníamos preparado el concierto conmemorativo, que lo ofrecería la Orquesta Sinfónica de Galicia, que a su vez había ajustado su calendario de conciertos de abono para venir a Pontevedra. Pero, ya ve, estamos así, no sabemos si se podrá hacer, como tampoco los otros eventos que teníamos previsto para el centenario, todo está en el aire, parados y sin saber qué hacer. Nos hacía especial ilusión esa temporada, porque habíamos conseguido traer al Cuarteto Quiroga, que ofrecería el concierto del próximo mes de enero. Era especial porque la contratación no es fácil, tuvimos que hacer un esfuerzo, y llevan el nombre de Manuel Quiroga, del violinista de Pontevedra; era muy simbólico y nos hacía mucha ilusión. Y como ese otros eventos que ya estaban totalmente cerrados.

–Han optado por no pasar los recibos a los socios

–Los suspendimos este trimestre. No podemos pasar los recibos porque no hay conciertos, no tiene sentido. Los gastos que tiene la Filarmónica, más allá de los conciertos, son pocos, afortunadamente, así que con el poquito dinero que hay en caja vamos tirando. Pero, claro, lo que no podemos hacer es pasar los recibos si no hay conciertos.

Compartir el artículo

stats